Insight Article Desktop Banner
 
 
2021 OUTLOOKS
  •  
enero 04, 2021

¿Un futuro sostenible? Cinco temas de inversión sostenible que definirán 2021

Insight Video Mobile Banner
 
enero 04, 2021

¿Un futuro sostenible? Cinco temas de inversión sostenible que definirán 2021


2021 OUTLOOKS

¿Un futuro sostenible? Cinco temas de inversión sostenible que definirán 2021

Share Icon

enero 04, 2021

 
 

2020 ha cambiado para siempre nuestras suposiciones y perspectivas sobre la inversión sostenible, con un mayor enfoque hacia las cuestiones sociales, además de las medioambientales. Tras el inicio de la pandemia de COVID-19, la atención ha vuelto a centrarse a escala global, incluso en mayor medida, en la diversidad, la igualdad y la inclusión. Consideramos 2021 un año clave para los inversores, pues tenemos en cuenta tanto los retos como las oportunidades que ofrece la inversión sostenible, y describimos el enfoque del equipo Fixed Income de MSIM para afrontar este entorno.

 
 

2020 se caracterizó por el regreso de la atención a la sostenibilidad, tanto entre los inversores como entre los emisores, así como por un aumento significativo de la emisión de bonos catalogados como "sostenibles"1. Se están materializando varios de los temas que destacamos en nuestro documento "El efecto mariposa y la COVID-19"2. En este documento, destacamos cinco ámbitos de interés para la renta fija relativos a la inversión sostenible para el 2021.

Tema 1: los bancos centrales y la "ecologización" del sistema financiero

Existe un debate sobre si los bancos centrales, en particular, el Banco Central Europeo (BCE), incorporarán aspectos medioambientales en sus programas de expansión cuantitativa. A este respecto, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, afirmó que el regulador estaba llevando a cabo una revisión estratégica interna "y muy posiblemente nos anime a utilizar la lucha contra el cambio climático como parámetro a la hora de calibrar nuestros programas de adquisición de activos en el mercado, si bien no puede ser el único"3. Este extremo llevó a numerosos partícipes del mercado a especular sobre la posibilidad de que el BCE inicie un mecanismo que, de manera preferente, adquiera bonos catalogados como "verdes" en el marco de su programa de expansión cuantitativa. Nosotros pensamos que proceder de ese modo sería contraproducente, pues se distorsionaría e impediría la liquidez en la que todavía es una proporción pequeña, aunque en crecimiento, del mercado. Sin embargo, también consideramos que es improbable que el BCE actúe de ese modo. El BCE, a modo alternativo, ya ha anunciado planes para someter a las entidades de crédito a pruebas de tensión sobre riesgos climáticos4, por lo que resulta perfectamente plausible que, para ello, vire este análisis a su propio balance y valore los riesgos a los que se enfrenta en clave de sostenibilidad. Isabel Schnabel, del BCE, al respecto del programa de adquisición de activos, apuntó que "podríamos plantearnos, por ejemplo, excluir determinados bonos —según normas claras y transparentes— que se emplean para financiar proyectos contrarios a los objetivos de descarbonización de la UE"5

Recientemente, asistimos a un precedente en el mercado: el Riksbank de Suecia anunció que, a partir de enero de 2021, "solo ofrecería adquirir bonos emitidos por empresas que se consideren conformes con los requisitos y las normas internacionales de sostenibilidad"6. Consideramos que es mucho más probable que el BCE vaya en esa dirección, con las posibles repercusiones para las primas de riesgo de crédito, que deberán evaluar los inversores.

Tema 2: el auge de los bonos vinculados a la sostenibilidad

Los bonos vinculados a la sostenibilidad han devuelto la inversión sostenible en los mercados de deuda y capitales a su situación inicial. En el equipo Fixed Income de MSIM, llevamos largo tiempo integrando una valoración de las características ESG de los emisores en nuestro análisis fundamental bottom-up, que aplicamos en todas nuestras carteras. Cuando el mercado de bonos catalogados como "sostenibles" echó a andar, el instrumento de referencia era un bono "verde" o "social" donde el producto de la emisión iba a parar a proyectos diseñados para lograr resultados medioambientales o sociales positivos concretos. En el caso de los inversores en deuda, esto trajo consigo importantes ventajas en forma de mayor transparencia en los planes de inversión y los activos de un emisor, así como la oportunidad de implicarse más en profundidad con los emisores al respecto de la sostenibilidad, en el marco de la comercialización de este tipo de operaciones. Sin embargo, esto también suscitó dudas acerca de cómo los proyectos respaldados por un bono verde o social encajan con la estrategia general de sostenibilidad de un emisor. En algunos casos, los inversores percibieron anomalías significativas; por ejemplo, los proyectos pueden ser respetuosos con el medio ambiente, pero no el modelo de negocio fundamental de la compañía, o el bono puede implicar refinanciar antiguos proyectos verdes, pero sin rastro de un compromiso futuro con la sostenibilidad.

Así pues, la atención ha regresado a las estrategias globales de sostenibilidad de los emisores. Un ámbito de crítica al respecto de los bonos verdes y sociales es que los emisores no sufren en carne propia los errores: si no son capaces de encontrar proyectos adecuados, no hay consecuencias adversas más allá de un ligero daño para su reputación. En el caso de los bonos vinculados a la sostenibilidad, la estructura más habitual implica fijar un indicador clave de rendimiento en sostenibilidad por emisores y un objetivo cuantitativo que, de no cumplirse, obliga al emisor a pagar un cupón mayor a modo de penalización. Creemos que se trata de una evolución positiva, siempre que los indicadores clave de rendimiento sean significativos y relevantes para el modelo de negocio de una compañía y los inversores puedan seguir conociendo con transparencia cómo los emisores alcanzan los objetivos que especifican. Los bonos vinculados a la sostenibilidad pueden también suponer una alternativa, quizá interesante, a los bonos catalogados como "de transición", que respaldan proyectos de emisores con mayores emisiones de carbono en aras de su transición a modelos de negocio de bajas emisiones; es el caso concreto de sectores con menores niveles de inversión en inmovilizado, donde se puede destinar el producto de la operación a un fin específico.

Desde septiembre de 2019 hasta la fecha, solo unas pocas compañías han emitido bonos vinculados a la sostenibilidad, por un total equivalente a 11.300 millones de USD (véase el Gráfico 1), frente a los más de 1,5 billones de USD de bonos catalogados como "verdes" y "sociales", si bien prevemos que en 2021 se produzca un incremento significativo de los volúmenes de emisión tras la reciente publicación de los principios para bonos vinculados a la sostenibilidad de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA).

Además, a partir de comienzos de 2021, el BCE empezará a admitir como garantía los bonos vinculados a la sostenibilidad y también serán aptos para sus programas de adquisición de activos7, lo cual es de esperar que impulse en mayor medida este mercado.

 
 
 
GRÁFICO 1: Emisión global de bonos sostenibles 2015-2020
 

Fuente: base de datos de bonos de Environmental Financ

 
 

Es de esperar que tal crecimiento contribuya también a establecer prácticas óptimas para este nuevo tipo de instrumento, concretamente, un marco aceptable para el objetivo de sostenibilidad seleccionado y la magnitud del incremento del cupón. También esperamos que prosiga el debate sobre las oportunidades relacionadas con la emisión de bonos vinculados a la sostenibilidad de emisores no corporativos.

Tema 3: Estados Unidos asistirá en 2021 a una aceleración de las emisiones de bonos sostenibles

A pesar del significativo crecimiento de la emisión de bonos sostenibles, que superó los 500.000 millones de USD en 2020 (véase el Gráfico 1), y la evolución de las nuevas estructuras que se indican más arriba, los niveles de emisión de las compañías estadounidenses han sido proporcionalmente inferiores con respecto a sus homólogas internacionales8. Consideramos que 2021 será el punto de inflexión para el mercado corporativo estadounidense. Desde el punto de vista de la demanda, la apetencia de emisión de los inversores estadounidenses está creciendo más rápidamente que en cualquier otra parte del mundo. Los activos estadounidenses sostenibles gestionados aumentaron un 42% en 2018-2020 (véase el Gráfico 2), acelerando en mayor medida el ritmo de crecimiento del 32% del periodo bianual anterior9. Asimismo, la nueva administración Biden se ha fijado una ambiciosa estrategia medioambiental que engloba la mitigación climática, la adaptación, la prevención de la contaminación y nuevas medidas para la creación de puestos de trabajo con bajas emisiones de carbono10.

Somos cautos sobre la medida en que dicha estrategia terminará siendo ley; sin embargo, consideramos que el cambio de tono y las prioridades federales, así como gestos simbólicos, como el regreso al Acuerdo de París, brindarán un entorno favorable para que las compañías estadounidenses se planteen su aportación a los objetivos globales de sostenibilidad.

 
 
 
GRÁFICO 2: Activos gestionados en Estados Unidos centrados en la inversión sostenible y responsable
 

Fuente: Fundación US SIF, 2020

 
 

Tema 4: un final para la distancia social, un incremento de la inversión social

De cara al final de las medidas de distancia social, creemos que la marcada concienciación acerca de cuestiones sociales —y su efecto en la economía y la generación de valor— persistirá entre los inversores y los propietarios de activos. De hecho, la emisión de bonos catalogados como "sociales" ha crecido exponencialmente en 2020 (véase el Gráfico 1), representando más de una cuarta parte de la emisión total de activos catalogados como "sostenibles" a escala global.
Si bien esta evolución se ha debido en parte al auge de los bonos para responder a la COVID-19, el pasado año asistimos a una importante gama de proyectos respaldados por el mercado de bonos sociales. En particular, llegaron al mercado diversas operaciones para promover la diversidad, la inclusión, la educación, el ascenso social y la satisfacción de necesidades básicas de grupos vulnerables o marginados. Creemos que esto se convertirá en una característica fija del mercado. En este entorno posterior a la pandemia, clientes, empleados e inversores analizan cada vez más las conductas de las compañías con respecto a las comunidades en las que llevan a cabo su actividad, sus cadenas de suministro y sus plantillas, así como la accesibilidad y la asequibilidad de sus servicios. Las deficiencias que puedan existir en tales conductas pueden suponer riesgos para nosotros como inversores, mientras que un comportamiento ejemplar puede brindar una oportunidad para captar alfa. Este tipo de análisis no es ajeno a los emisores soberanos y municipales, pues los inversores exigirán cada vez más una comunicación más transparente de su gasto en cuestiones sociales y sus resultados, también intensificando su implicación (véase el Gráfico 3).

 
 
 
GRÁFICO 3: Implicación por temas y sectores de Global Fixed Income en 2020
 

* Nota: "Provisión de información / Revisión externa", en el contexto del tema de gobierno (G), se refiere a implicaciones en el marco de emisiones de bonos sostenibles.

Fuente: Morgan Stanley Investment Management

 
 

Tema 5: "reconstruir de manera más audaz"

En nuestro anterior artículo sobre percepciones, comentábamos la perspectiva de "reconstruir mejor" y nuestra postura de que el ecologismo y la justicia social caracterizarían la recuperación tras la pandemia. Hojas de ruta como el Pacto Verde de la UE y el Plan de Recuperación Verde del Reino Unido son alentadoras, pero ahora nos planteamos cómo puede acelerarse una recuperación verde e inclusiva: ¿cómo podemos "reconstruir de manera más audaz"?

Si bien los reguladores podrían plantearse aplicar diferentes ponderaciones de riesgo a los bancos para favorecer los activos verdes y penalizar los activos que no son respetuosos con el medio ambiente, incidiendo así en el flujo de capitales de la economía, creemos que se debe seguir trabajando para vincular la sostenibilidad y el riesgo antes de aplicar un régimen de tales características. Una idea alternativa que está ganando impulso es valorar medidas fiscales que puedan fomentar la sostenibilidad; es aquí donde nos decantamos por el ejemplo del mercado estadounidense de bonos municipales exentos de impuestos.
Los emisores municipales estadounidenses atesoran un largo historial de inversión en proyectos con ventajas medioambientales o sociales y pueden lograr la exención fiscal, lo que implica que los inversores finales no tengan que pagar impuestos sobre los beneficios por los intereses obtenidos. El resultado neto es un menor coste de financiación para el emisor y rentabilidad para el cliente gracias al ahorro fiscal. En el norte de España, en Vizcaya, el gobierno local ha empezado a colaborar con el Institute for Innovation & Public Purpose (IIPP) de la UCL para analizar vías sostenibles para superar la crisis de la COVID-1911; el trabajo hasta ahora se ha centrado en identificar qué compañías pueden considerarse conformes con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y, por tanto, tienen derecho a créditos fiscales tras recibir la pertinente certificación.
Estas innovadoras ideas, que hacen de la sostenibilidad un pilar central a la hora de definir marcos de riesgo y la política fiscal, serán fundamentales para "reconstruir mejor" y "reconstruir de manera más audaz".

 
 
 
GRÁFICO 4 Enfoque hacia los resultados mediante un uso holístico de la inversión sostenible fundamental
 
 
 

Cómo invertir de manera sostenible con Fixed Income de MSIM

Nuestros cinco temas pueden llegar a incidir en el riesgo, la rentabilidad y la liquidez, aspectos relevantes para todas las carteras de renta fija, con repercusiones adicionales para las estrategias con objetivos específicos de sostenibilidad. El equipo Sustainable Investing de Fixed Income de MSIM atesora una larga experiencia bregando con entornos altamente dinámicos que, como destacamos, se ven influenciados por los ámbitos de la política, la regulación, la cultura y el mundo académico.

Hemos concebido una gama de metodologías propias para todas las clases de activos de renta fija para dejar de lado la retórica y evaluar objetivamente los riesgos y las oportunidades que brinda la sostenibilidad, así como para valorar la integridad y el impacto de los bonos catalogados como "sostenibles"12. También trabajamos codo con codo para guiar a nuestros clientes hacia las mejores soluciones para sus propios objetivos de sostenibilidad, a través bien de nuestra gama de fondos sostenibles, bien de estrategias personalizadas de cuentas con gestión por separado, que aplican una combinación de enfoques derivados de nuestras herramientas de inversión sostenible, según se presentan en el Gráfico 4, para contribuir a lograr sus objetivos13

2020 nos enseñó la importancia de la preparación y la resiliencia y, con nuestro enfoque robusto, dinámico y flexible, seguiremos centrándonos en ellas en pos de nuestros clientes según nos enfrentemos a la inversión sostenible en 2021 y años posteriores.

 
 

1 Las referencias a "bonos sostenibles" que se incluyen en este documento engloban los bonos verdes, sociales, sostenibles y vinculados a la sostenibilidad, según la definición que le atribuye a dicho término la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA), así como otros bonos catalogados destinados a financiar objetivos medioambientales y/o sociales específicos.

2 Véase "El efecto mariposa y la COVID-19: seis repercusiones para la inversión sostenible en un mundo interconectado”, Morgan Stanley Investment Management (link).

Christine Lagarde, entrevista con France 2, 4 de junio de 2020

4 Guía sobre riesgos relacionados con el clima y medioambientales del BCE, 27 de noviembre de 2020

5 Isabel Schnabel, Cumbre europea de finanzas sostenibles, 28 de septiembre

6 Actas del Consejo ejecutivo, Riksbank, 25 de noviembre de 2020

Nota de prensa del BCE, 22 de septiembre de 2020

8 La emisión de bonos sostenibles por compañías estadounidenses supuso en torno al 20% de la emisión total de bonos sostenibles corporativos de 2020 (fuente: base de datos de bonos de Environmental Finance).

9 Fuente: Fundación US SIF, 2020

10 https://joebiden.com/climate-plan/#

11  El IIPP suscribe un acuerdo con la diputación de Vizcaya para un crecimiento económico impulsado por los objetivos de desarrollo sostenible, University College London, 9 de junio de 2020

12 Véase "No todos los bonos verdes se crean iguales" (“All Green Bonds Are Not Created Equal”), Morgan Stanley Investment Management (link).

13 Véase "Cómo elaborar una estrategia de inversión sostenible dinámica: cuatro piedras angulares para propietarios de activos" (“Crafting a Dynamic Sustainable Investing Strategy – Four Building Blocks for Asset Owners”), Morgan Stanley Investment Management e Instituto de Inversión Sostenible de Morgan Stanley (link).

 

 

 
 

Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están expuestas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que los valores de mercado de los títulos de la cartera bajen y que, por consiguiente, el valor de las acciones de la cartera sea inferior al que usted pagó por ellas. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta cartera podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta cartera puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los títulos de renta fija están sujetos a la capacidad del emisor de realizar puntualmente los pagos del capital principal y los intereses (riesgo de crédito), a las variaciones de los tipos de interés (riesgo de tipos de interés), a la solvencia del emisor y a la liquidez del mercado en general (riesgo de mercado). En un entorno de subidas de los tipos de interés, los precios de los bonos pueden caer y dar lugar a periodos de volatilidad y a aumentos de los reembolsos en las carteras. En un entorno de caídas de los tipos de interés, la cartera puede generar menos ingresos. Los títulos más a largo plazo pueden ser más sensibles a las variaciones de los tipos de interés. Las estrategias ESG que incorporan inversión de impacto y/o factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) podrían provocar que la rentabilidad relativa de la inversión se desvíe de otras estrategias o índices de referencia generales del mercado, en función de que los sectores o las inversiones de que se trate gocen o no del favor del mercado. Por tanto, no se garantiza que las estrategias ESG vayan a traducirse en rentabilidades de inversión más favorables.

 
Navindu-Katugampola
Managing Director
Global Fixed Income Team
 
barbara.calvi
Vice President
Sustainable Investing Team
 
 
 
Perspectivas para 2021 en 60 segundos: Cinco temas de inversión sostenible que definirán 2021
 
2020 se caracterizó por un renovado protagonismo de la sostenibilidad entre los inversores y los emisores. El equipo Sustainable Fixed Income destaca cinco ámbitos de interés para la renta fija relativos a la inversión sostenible para el año que tenemos por delante.
 
 
 
 

INFORMACIÓN IMPORTANTE

La rentabilidad pasada no garantiza resultados futuros.

Los puntos de vista, las opiniones, los pronósticos y las estimaciones aquí expresados pertenecen al autor o al equipo de inversión en la fecha de elaboración de este documento y podrán variar en cualquier momento debido a las condiciones de mercado o económicas o de otro tipo. Además, tales puntos de vista no se actualizarán o revisarán de otro modo con el fin de recoger la información disponible o las circunstancias existentes y los cambios que se produzcan después de la fecha de publicación. Los puntos de vista expresados no reflejan los de todos los gestores de carteras de Morgan Stanley Investment Management (MSIM) ni los de la compañía en conjunto y podrían no plasmarse en todos los productos y las estrategias que ofrece.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa y no tienen como fin predecir la rentabilidad futura de ningún producto concreto de Morgan Stanley Investment Management.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y toda la información provista se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión determinada. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe, entre otros aspectos, de las consecuencias fiscales de dicha inversión.

Esta comunicación no es un producto del departamento de análisis de Morgan Stanley y no debe considerarse una recomendación basada en análisis. La información aquí recogida no se ha elaborado de conformidad con los requisitos legales establecidos para promover la independencia del análisis de inversiones y no está sujeta a ninguna prohibición de negociación antes de la difusión del análisis de inversiones.

Algunos de los datos que aquí se incluyen se basan en información obtenida de terceros considerados fiables. Sin embargo, no hemos verificado dicha información, por lo que no formulamos declaración alguna con respecto a su precisión o su integridad.

Esta comunicación se dirige exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneran las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente, en periodos de retrocesos en el mercado. Antes de invertir, los inversores deben consultar minuciosamente el documento de oferta correspondiente de la estrategia o del producto. Hay diferencias importantes en la forma de ejecutar la estrategia en cada uno de los vehículos de inversión.

Irlanda: MSIM Fund Management (Ireland) Limited. Domicilio social: The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson's Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda). Inscrita en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de sociedad 616661. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está regulada por el Banco Central de Irlanda. Reino Unido: Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA, autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Dubái: Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái, 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158). Alemania: MSIM Fund Management (Ireland) Limited Niederlassung Deutschland, Grosse Gallusstrasse 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Italia: MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano) es una sucursal de MSIM Fund Management (Ireland) Limited, sociedad inscrita en Irlanda, regulada por el Banco Central de Irlanda y con domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson’s Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda). MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano), con sede en Palazzo Serbelloni, Corso Venezia, 16, 20121 Milán (Italia), se encuentra inscrita en Italia con el número de sociedad y de IVA 11488280964. Países Bajos: MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Rembrandt Tower, 11th Floor Amstelplein 1 1096HA (Países Bajos). Teléfono: 31 2-0462-1300. Morgan Stanley Investment Management es una sucursal de MSIM Fund Management (Ireland) Limited. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está regulada por el Banco Central de Irlanda. Francia: MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Paris Branch es una sucursal de MSIM Fund Management (Ireland) Limited, sociedad inscrita en Irlanda, regulada por el Banco Central de Irlanda y con domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson’s Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda). MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Paris Branch, con domicilio social en 61 rue de Monceau 75008 Paris (Francia), se encuentra inscrita en Francia con el número de sociedad 890 071 863. Suiza: Morgan Stanley & Co. International plc, London, Zurich Branch. Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht (“FINMA”). Inscrita en el registro mercantil de Zúrich con el número CHE-115.415.770. Domicilio social: Beethovenstrasse 33, 8002 Zúrich (Suiza). Teléfono +41 (0) 44 588 1000. Fax: +41(0) 44 588 1074.

Hong Kong: Este documento lo emite Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA.

La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación. Australia: Esta publicación la distribuye en Australia Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited, ACN: 122040037, AFSL n.º 314182, que acepta la responsabilidad de su contenido. Esta publicación y cualquier acceso a ella están dirigidos exclusivamente a “clientes mayoristas”, según el significado que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades (Corporations Act) de Australia.

Japón: En el caso de los inversores profesionales, este documento se facilita o se distribuye solo con fines informativos. En el caso de aquellas personas que no sean inversores profesionales, este documento se distribuye en relación con el negocio de Morgan Stanley Investment Management (Japan) Co., Ltd. (“MSIMJ”) con respecto a contratos de gestión discrecional de inversiones y contratos de asesoramiento de inversiones. Este documento no se concibe como una recomendación o una invitación para llevar a cabo operaciones ni ofrece ningún instrumento financiero concreto. En virtud de un contrato de gestión de inversiones, con respecto a la gestión de activos de un cliente, el cliente ordena políticas de gestión básicas por adelantado y encarga a MSIMJ que tome todas las decisiones de inversión con base en un análisis del valor de los títulos, entre otros factores, y MSIMJ acepta dicho encargo. El cliente deberá delegar en MSIMJ las facultades necesarias para realizar inversiones. MSIMJ ejerce las facultades delegadas con base en las decisiones de inversión de MSIMJ y el cliente se abstendrá de emitir instrucciones concretas. Todos los beneficios y las pérdidas de inversión pertenecen a los clientes; el capital principal no está garantizado. Antes de invertir, estudie los objetivos de inversión y la naturaleza de los riesgos. Se aplicará una comisión de asesoramiento de inversiones por contratos de asesoramiento de inversiones o contratos de gestión de inversiones, en proporción al plazo del contrato y en función de la cantidad de activos objeto del contrato, multiplicada por cierto tipo (como máximo, del 2,20% anual, impuestos incluidos). En el caso de algunas estrategias, puede aplicarse una comisión de contingencia, además de la comisión que se menciona anteriormente. También puede incurrirse en gastos indirectos, como comisiones de intermediación de valores registrados. Dado que estos gastos y comisiones varían en función del contrato y otros factores, MSIMJ no puede indicar los tipos, los límites máximos, etc. por adelantado. Todos los clientes deben leer minuciosamente los documentos que se facilitan antes de la suscripción de un contrato antes de formalizarlo. Este documento lo distribuye en Japón MSIMJ, sociedad inscrita con el número 410 (Dirección de la oficina financiera local de Kanto (sociedades de instrumentos financieros)), afiliación: Japan Securities Dealers Association, Investment Trusts Association, Japan, Japan Investment Advisers Association y Type II Financial Instruments Firms Association.

Estados Unidos: Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia. Se requiere un nivel mínimo de activos. Para conocer información importante sobre el gestor de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Antes de invertir, estudie minuciosamente el objetivo de inversión, los riesgos, las comisiones y los gastos del fondo. En el folleto figura esta y otra información sobre el fondo. Para obtener un folleto, descárguelo de morganstanley.com/im o llame al 1-800-548-7786. Lea el folleto detenidamente antes de invertir.

Morgan Stanley Distribution, Inc. interviene como distribuidor de los fondos de Morgan Stanley.

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

INFORMACIÓN IMPORTANTE

EMEA: Esta comunicación comercial la emite MSIM Fund Management (Ireland) Limited. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está regulada por el Banco Central de Irlanda. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está constituida en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de registro 616661 y tiene su domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson's Quay, Dublín 2, D02 VC42  (Irlanda). 

Los índices no están gestionados y no incluyen gastos, comisiones o gastos de suscripción. No es posible invertir directamente en un índice. La propiedad intelectual de los índices que se mencionan en este documento (incluidas las marcas comerciales registradas) corresponde a sus concedentes de licencia. Los concedentes de licencia no patrocinan, respaldan, venden ni promocionan en modo alguno ningún producto basado en índices, por lo que no tendrán responsabilidad alguna a este respecto.

MSIM no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables. Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. MSIM no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

Este documento podrá traducirse a otros idiomas. Cuando se haga tal traducción, la versión en inglés se considerará definitiva. En caso de discrepancias entre la versión en inglés y cualquier versión de este documento en otro idioma, prevalecerá la versión en inglés.

La totalidad o parte de este documento no puede ser reproducida, copiada, modificada, utilizada para crear un trabajo derivado, ejecutada, mostrada, publicada, cargada, objeto de licencia, enmarcada, distribuida o transmitida directa o indirectamente ni cualquiera de sus contenidos divulgados a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de MSIM. El documento no puede ser objeto de enlace a menos que el hipervínculo sea para uso personal y no comercial. Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor.

Morgan Stanley Investment Management es la división de gestión de activos de Morgan Stanley.

 

Es importante que los usuarios lean las Condiciones de uso antes de proceder, ya que explican ciertas restricciones legales y reglamentarias aplicables a la difusión de la información relativa a los productos de inversión de Morgan Stanley Investment Management.

Los servicios descritos en este sitio web pueden no estar disponibles en todas las jurisdicciones o para todas las personas. Para obtener más información, consulte nuestras Condiciones de uso.


Privacidad    •    Condiciones de uso

©  Morgan Stanley. Reservados todos los derechos.