Insight Article Desktop Banner
 
 
Global Equity Observer
  •  
octubre 30, 2023

Jardines amurallados: los ganadores a fuego lento de la IA

Insight Video Mobile Banner
 
octubre 30, 2023

Jardines amurallados: los ganadores a fuego lento de la IA


Global Equity Observer

Jardines amurallados: los ganadores a fuego lento de la IA

Share Icon

octubre 30, 2023

 
 

La evolución del mercado durante 2023 ha venido determinada por la inteligencia artificial (IA), dominada por las "Magnificent Seven"1 en Estados Unidos, que han obtenido más del 85% de la rentabilidad del índice S&P 500 este año. Estas siete compañías juntas han obtenido un 43% de rentabilidad en los primeros nueve meses del año, frente al 3% de las demás 493 compañías2 : se puede afirmar que su éxito no es sorprendente.

 
 

Como expusimos en nuestro Global Equity Observer de junio de 2023, “'Compounding' ante la sobreexpectación”, los ganadores tempranos de la ""fiebre del oro"" de la IA han sido los "shovel sellers" o facilitadores, los proveedores de semiconductores y los "hyperscalers" "de la nube", responsables de las infraestructuras necesarias para el despliegue de IA generativa, en concreto, enormes volúmenes de capacidad de almacenamiento y potencia de procesamiento. Son estas compañías las que ya están obteniendo las ventajas de esta nueva ola. El caso más extremo es una compañía americana basada en Santa Clara, cuyas estimaciones de beneficios a futuro se han triplicado este año; aunque de una forma no tan espectacular, una compañía software ya ha atribuido un impulso del crecimiento del 2% a Azure en el último trimestre. Este incremento temprano de los ingresos brinda cierta visibilidad sobre los aumentos notables de la demanda que podrían experimentar los servicios en la nube de los ‘hyperscalers’, si bien el impulso de los ingresos se verá acompañado por subidas significativas de la inversión en inmovilizado según aumentan la capacidad necesaria.  

Además de estos claros beneficiarios actuales, pensamos que existen otros partícipes, los "ganadores a fuego lento", para los que las ventajas de la inteligencia artificial (IA) generativa y la IA en general tardarán más tiempo en materializarse, pero que aun así podrían ser significativas con el tiempo. Puede que sea más probable que lleguen a los usuarios de los modelos que a los líderes intelectuales, si bien, por supuesto, estos participarán en la creación de casos prácticos. Estas compañías que se beneficiarán con el tiempo tendrán que ser capaces de generar valor para los clientes y reducir sus propios costes mediante la IA generativa y, lo más importante, tener la capacidad de fijar precios necesaria para poder aprovechar de manera adecuada las ventajas resultantes para sus accionistas. Las oportunidades proceden de aprovechar las ventajas competitivas existentes de las compañías, empleando la IA generativa para incorporar más valor a sus modelos de negocio, que ya son excelentes. Sin embargo, si la IA generativa incrementara el valor para los clientes o redujera los costes de producción en un sector asimilado a un producto básico, serían los clientes quienes se verían beneficiados, no los accionistas. Las presiones competitivas obligarían a las compañías a repercutir los frutos de la tecnología a los clientes, bien con una calidad mayor no recompensada, bien con unos precios más bajos.

 
 

Modelos y jardines amurallados

 
 

En mayo de este año, un memorando anónimo que se filtró supuestamente de un investigador de Google, afirmaba que los modelos de IA desarrollados internamente "carecen de profundidad” en lo relativo a la IA generativa3. Esto se debe a que los nuevos modelos de código abierto, que se basan en interfaces de programación de aplicaciones (API) de fácil acceso, son más rápidas, más adaptables, más privadas y, ni que decir tiene, gratuitas. ¿Por qué pagarían los consumidores por un modelo restringido cuanto hay alternativas sin restricciones que compiten por calidad y precio? Uno de los agentes principales, ya ha publicado en Internet el código de su IA para conversaciones, después de que se filtrara. Que los partícipes sin código abierto, (y, por ende, sus respectivos inversores,), defiendan actualmente que el gobierno otorgue licencias de modelos vanguardistas sugiere que ya sienten la presión competitiva, en vista de la habitual antipatía del sector tecnológico estadounidense a cualquier intervención del gobierno.

Incluso aunque los modelos de IA generativa lleguen a asimilarse a un producto básico, los retos para su despliegue a gran escala no son para nada triviales. La eficiencia es clave en vista de los significativos costes de computación y memoria de los modelos grandes de lenguaje, además de las dificultades relativas a ‘alucinaciones’, cuando los modelos simplemente generan resultados incorrectos o sesgados. Incorporar la IA generativa a la búsqueda trasciende el modelo. La dificultad es bastante menor en sistemas relativamente cerrados, los denominados "jardines amurallados", donde se enmarcan la mayoría de las compañías que estamos abordando. Existen oportunidades significativas en los casos en los que las empresas cuentan con datos propios en sus "jardines", bien puros, bien combinados con información pública. Muchas han utilizado durante años la IA tradicional, o predictiva, en sus datos para generar perspectivas o automatización, y actualmente ya incorporan la IA generativa.

 
 

La IA generativa y la cartera

 
 

De las compañías en las que invertimos en nuestras carteras globales, una de las primeras en adoptarla fue una agencia de calificación crediticia estadounidense. Su negocio analítico lleva tiempo utilizando IA predictiva, por ejemplo, en el seno de su actividad de KYC (de las siglas en inglés ‘Know Your Customer’), para detectar indicadores de alarma y posibles casos de fraude. Tras asociarse con una compañía americana, se dispone a incorporar al negocio un ‘asistente de análisis’ basado en ChatGPT para ayudar a los clientes a navegar por el sistema. Se espera que brinde mejoras significativas de eficiencia a los clientes, pues podrán hacer sus análisis mucho más rápido y podrán obtener importantes elementos de sus valoraciones sobre inversiones tras pocas preguntas. Solo utiliza los datos en sus bases de datos propias y se adjuntará a todos los estados sus fuentes, lo cual debería limitar la amenaza de respuestas erróneas (y ofrecer una oportunidad de ingresos adicional en los casos en que los clientes no tienen derecho a utilizar esas fuentes). Todavía se está estudiando el modelo de cobro, pero la compañía se fijará en ‘el precio que subyace al valor’, lo cual se le da bien, pues ya obtiene un 7% adicional de ingresos de media cada año de clientes existentes gracias a ventas cruzadas, mejoras y precios4. La compañía también ha dado acceso a los 14.000 miembros de su personal a la app CoPilot con el fin de generar ideas para mejorar el negocio. La prioridad actual son las oportunidades de ingresos, si bien existen avances significativos en el área de los gastos que se pueden aprovechar más adelante.

Se produce una situación similar en el caso de una compañía estadounidense de software y datos financieros en la que invertimos. También ha introducido una interfaz de IA generativa para ayudar a los clientes a interrogar a su sistema o iniciar tareas, e incluso para ayudar con la programación con Python, abriendo sus conjuntos de datos a un mayor uso y creando valor para el cliente, contribuyendo a la retención y a los precios. A medio plazo, también podrían obtenerse eficiencias significativas del servicio al cliente a medida que la IA generativa contribuya a administrar las consultas de los clientes y la colección de contenidos, en los que trabajan en torno al 50% de sus empleados, y según la IA generativa acelere la adquisición y la limpieza de los datos cruciales.

La oportunidad no procede únicamente del lugar en el que la compañía mantiene sus datos propios. En el caso de una compañía europea de software líder en planificación de recursos para empresas (ERP), la compañía efectivamente es propietaria del ‘edificio’ en el que se alojan y analizan los datos de sus clientes. Como en otras áreas, la IA lleva tiempo siendo un motor clave de los análisis y la automatización, que ya utilizan 26.000 clientes empresariales; por ejemplo, cobros inteligentes en el ámbito de las finanzas, reducción de los plazos entre la facturación y los pagos, reposición predictiva y realización automática de nuevos pedidos de materiales5. La compañía se dispone a introducir CoPilot, basada en la IA, para permitir que sus sistemas sean preguntados en lenguaje natural, lo cual potenciará los análisis en los ámbitos de las finanzas, los recursos humanos (RRHH) o las cadenas de suministro. La IA generativa también se puede utilizar para redactar descripciones de puestos de trabajo y preguntas para las entrevistas en la función de RRHH o generar modelos de procesamiento y documentación en el área de transformación. Aparte del cobro para determinados casos prácticos, la compañía tiene previsto ofrecer una versión de IA generativa de su producto básico en la nube pública a finales de este año con una prima del 30%. Los enormes costes de cambio de proveedor dificultan que los clientes abandonen el ecosistema de la compañía. Un uso robusto de la IA hará que permanecer con el proveedor resulte más apetecible y ofrecerá nuevas oportunidades de monetización, incluso antes de contar las ventajas que la IA generativa podría ofrecer con unos códigos más eficientes, lo cual podría acelerar mejoras de los márgenes por la transición a la nube en curso.

En los tres casos, la oportunidad que ofrece la IA generativa es evolutiva, no revolucionaria, y ofrece un impulso adicional al crecimiento de los ingresos y las mejoras de los márgenes de las compañías en unos negocios que ya crecen de manera rentable. Hay muchos otros ejemplos de compañías en la cartera con productos proclives a la IA que se basan en datos de gran valor, por ejemplo, evaluadores crediticios y editores profesionales. Además, existen agentes en sectores como consumo estable que ofrecen ventajas significativas frente a la competencia dado que han invertido significativamente en sus datos, haciendo posible una ventaja analítica. Accenture afirma que solo el 10% de sus clientes son “data-mature” y capaces de aprovechar completamente las oportunidades de la IA, lo que significa que quienes ya han llevado a cabo su proceso en este sentido cuentan con una ventaja significativa.

 
 

Una época marcada por la incertidumbre

 
 

El mercado ha cambiado su rumbo, cayendo un 7% durante los dos últimos meses tras la sólida recuperación desde septiembre de 20226. Al igual que durante su subida, la caída ha respondido al “rating” más que a los beneficios, que han permanecido prácticamente planos. La caída se ha producido a pesar de la mejora de las previsiones macroeconómicas en Estados Unidos, no en Europa y China, aunque se advierten señales tempranas de alerta como el empleo en el sector estadounidense del transporte y las ventas de viviendas pendientes. El catalizador de la caída del mercado parece haber sido la incesante subida de las tires; los bonos estadounidenses a 10 años se aproximaron al 4,6% a finales de septiembre, lo que supone un aumento de 73 pb en el trimestre y de 46 pb en el mes5, incluso acercándose la Reserva Federal al final de su ciclo de subidas de los tipos. Se especula mucho sobre la razón de esta marcada subida de las tires —puede que  se deba a los tipos más altos durante más tiempo o a una mejora de las perspectivas de crecimiento—, pero parece probable que simplemente tenga que ver con la oferta y la demanda. No hay falta de oferta de deuda pública; Estados Unidos presenta un déficit próximo al 8% del producto interior bruto, a pesar de registrar un desempleo inferior al 4% y vencimientos de valores existentes de 7.600 billones de USD previstos para el año próximo7, todo ello con auténticos interrogantes acerca del apetito de demanda de los dos principales compradores históricos, China y la Reserva Federal.

Este aumento de las tires plantea dos interrogantes acerca de los mercados de renta variable. El primero es si el sistema, altísimamente endeudado, puede hacer frente a un crédito mucho más caro sin que algo se rompa en el proceso, tal y como sucedió hace un año con las estrategias “liability-driven investment” (LDI) del Reino Unido y Silicon Valley Bank en primavera. El segundo es el efecto que las tires tienen sobre la valoración relativa y el atractivo de los mercados de renta variable frente a los bonos, pues la brecha entre el “earnings yield” del mercado y el tipo libre de riesgo se ha reducido hasta su nivel más bajo en 20 años, incluso por debajo del nivel de hace dos meses atendiendo a la caída de los mercados de renta variable. Incluso ignorando la alternativa de la renta fija, el múltiplo a futuro del MSCI World de 16.0 veces no parece barato, en particular, porque se basa en un supuesto de crecimiento de los beneficios del 10%, que podría calificarse de optimista, para 2024 en una economía que es probable que se ralentice, incluso aunque las autoridades logren un “soft landing”5. Resulta complicado argumentar que el mercado esté teniendo en cuenta alguna posibilidad significativa de recesión en sus múltiplos o beneficios. Nuestro pronóstico, como siempre, es que la capacidad de fijar precios y los ingresos recurrentes, dos de las características fundamentales para incluir compañías en nuestras carteras, volverán a poner de manifiesto su valor si se produce una recesión y que el mercado volvería a favorecer a aquellas compañías con beneficios resilientes en épocas económicas difíciles, haciendo de la calidad un refugio relativamente seguro en esta época de incertidumbre.

 
 

1 Meta, Apple, Nvidia, Amazon, Microsoft, Alphabet y Tesla
2 Fuente: FactSet
3 Fuente: https://www.semianalysis.com/p/google-we-have-no-moat-and-neither
4 Fuente: informes financieros corporativos
5 Fuente: informes financieros corporativos
6 Fuente: FactSet
7 Fuente: Apollo Asset Management

 
bruno.paulson
Managing Director
International Equity Team
 
 
Fondos destacados
 
 
 
 
 

Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Las acciones de compañías de pequeña y mediana capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados a inversiones en mercados desarrollados extranjeros. Los instrumentos derivados pueden incrementar las pérdidas de forma desproporcionada y tener un impacto significativo en la rentabilidad. También pueden estar sujetos a riesgos de contraparte, liquidez, valoración, correlación y de mercado. Los títulos ilíquidos pueden ser más difíciles de vender y de valorar que los que cotizan en mercados organizados (riesgo de liquidez). Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad. Las estrategias ESG que incorporan inversión de impacto y/o factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) podrían provocar que la rentabilidad relativa de la inversión se desvíe de otras estrategias o índices de referencia generales del mercado, en función de que los sectores o las inversiones de que se trate gocen o no del favor del mercado. Por tanto, no se garantiza que las estrategias ESG vayan a traducirse en rentabilidades de inversión más favorables.

DEFINICIONES

Un punto básico es una unidad de medida equivalente a una centésima parte de un punto porcentual; se utiliza en finanzas para describir la variación porcentual del valor o un tipo de un instrumento financiero.

El producto interior bruto (PIB) es el valor monetario de todos los bienes terminados y los servicios producidos dentro de las fronteras de un país en un periodo específico. Incluye todo el consumo de los sectores privado y público, los desembolsos de las administraciones públicas, las inversiones y las exportaciones netas.

El índice MSCI World es un índice ponderado por capitalización bursátil ajustada por las acciones en libre circulación que tiene por objeto medir la rentabilidad de las bolsas de mercados desarrollados de todo el mundo. La expresión ""en libre circulación"" designa la proporción de las acciones en circulación que se consideran disponibles para su compra por los inversores en los mercados bursátiles. La evolución del índice se expresa en USD y supone que los dividendos netos se reinvierten.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente en periodos de retrocesos en el mercado.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia concreta incluyen diversos títulos que pueden no seguir necesariamente la rentabilidad de un índice concreto. Se requiere un nivel mínimo de activos.

Para obtener información importante sobre los gestores de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Los puntos de vista y las opiniones y/o los análisis expresados pertenecen al autor o al equipo de inversión en la fecha de elaboración de este documento, podrán variar en cualquier momento sin previo aviso debido a las condiciones del mercado o económicas y podrían no llegar a materializarse. Además, tales opiniones no se actualizarán o revisarán de otro modo con el fin de recoger la información disponible o las circunstancias existentes y los cambios que se produzcan después de la fecha de publicación. Las opiniones expresadas no reflejan las de todo el personal de inversión de Morgan Stanley Investment Management (MSIM) ni los de sus sociedades dependientes o filiales (en conjunto "la firma") y podrían no plasmarse en todos los productos y las estrategias que esta ofrece.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores o el equipo de inversión. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto o estrategia concretos que ofrece la firma. Los resultados futuros pueden diferir significativamente dependiendo de factores tales como cambios en los títulos, los mercados financieros o las condiciones económicas en general.

Este documento se ha preparado sobre la base de información disponible de forma pública, datos desarrollados internamente y otras fuentes externas consideradas fiables. Sin embargo, no se formula declaración alguna con respecto a su exactitud y la firma no ha buscado verificar de forma independiente la información obtenida de fuentes públicas y de terceros.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y toda la información provista se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión determinada. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe sobre las consecuencias fiscales de tal inversión.

Los diagramas y los gráficos que se recogen en este documento se proporcionan con fines meramente ilustrativos. La rentabilidad histórica no es garantía de resultados futuros.

Los índices no están gestionados y no incluyen gastos, comisiones o gastos de suscripción. No es posible invertir directamente en un índice. La propiedad intelectual de los índices que se mencionan en este documento (incluidas las marcas comerciales registradas) corresponde a sus concedentes de licencia. Los concedentes de licencia no patrocinan, respaldan, venden ni promocionan en modo alguno ningún producto basado en índices, por lo que no tendrán responsabilidad alguna a este respecto.

Este documento no es un producto del departamento de análisis de Morgan Stanley y no debe considerarse un documento de análisis o una recomendación basada en análisis.

La firma no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables. Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. La firma no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

Este documento podrá traducirse a otros idiomas. Cuando se haga tal traducción, la versión en inglés se considerará definitiva. En caso de discrepancias entre la versión en inglés y cualquier versión de este documento en otro idioma, prevalecerá la versión en inglés.

La totalidad o parte de este documento no puede ser reproducida, copiada, modificada, utilizada para crear un trabajo derivado, ejecutada, mostrada, publicada, cargada, objeto de licencia, enmarcada, distribuida o transmitida directa o indirectamente ni cualquiera de sus contenidos divulgados a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de la firma. Este documento no puede ser objeto de enlace a menos que el hipervínculo sea para uso personal y no comercial. Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor y demás leyes aplicables.

Morgan Stanley Investment Management es la división de gestión de activos de Morgan Stanley.

DISTRIBUCIÓN

Este documento se dirige exclusivamente a personas que residan en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneren las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

MSIM, división de gestión de activos de Morgan Stanley (NYSE: MS), y sus filiales disponen de acuerdos a fin de comercializar los productos y servicios de cada compañía.  Cada filial de MSIM está regulada según corresponda en la jurisdicción en la que opera. Las filiales de MSIM son: Eaton Vance Management (International) Limited, Eaton Vance Advisers International Ltd, Calvert Research and Management, Eaton Vance Management, Parametric Portfolio Associates LLC y Atlanta Capital Management LLC.

Este documento lo ha emitido una o más de las siguientes entidades:

EMEA

Este documento se dirige únicamente a clientes profesionales/acreditados.

En la UE, los documentos de MSIM y Eaton Vance los emite MSIM Fund Management (Ireland) Limited (“FMIL”). FMIL está regulada por el Banco Central de Irlanda y está constituida en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de registro 616661 y tiene su domicilio social en 24-26 City Quay, Dublín 2, DO2 NY19 (Irlanda).

Fuera de la UE, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley Investment Management Limited (MSIM Ltd.), autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA.

En Suiza, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley & Co. International plc, London (Zurich Branch). Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht ("FINMA"). Domicilio social: Beethovenstraße 33, 8002 Zúrich (Suiza).

Fuera de Estados Unidos y la UE, los documentos de Eaton Vance los emite Eaton Vance Management (International) Limited (“EVMI”) 125 Old Broad Street, Londres EC2N 1AR (Reino Unido), que está autorizada y regulada en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera.

Italia: MSIM FMIL (Milan Branch) (Sede Secondaria di Milano), Palazzo Serbelloni, Corso Venezia 16, 20121 Milán (Italia). Países Bajos: MSIM FMIL (Amsterdam Branch), Rembrandt Tower, 11th Floor, Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Francia: MSIM FMIL (Paris Branch), 61 rue de Monceau, 75008 París (Francia). España: MSIM FMIL (Madrid Branch), calle Serrano 55, 28006 Madrid (España). Alemania: MSIM FMIL Frankfurt Branch, Große Gallusstraße 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Dinamarca: MSIM FMIL (Copenhagen Branch), Gorrissen Federspiel, Axel Towers, Axeltorv 2, 1609 Copenhague V (Dinamarca).

ORIENTE MEDIO

Dubái : MSIM Ltd (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158).

Este documento se distribuye en Dubai International Financial Centre por Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office), entidad regulada por la Autoridad de servicios financieros de Dubái (“DFSA”). Tiene como único fin su uso por clientes profesionales y contrapartes de mercado. Este documento no tiene como fin su distribución a clientes minoristas, que no deberán basar sus decisiones en la información que aquí se recoge.

Este documento se refiere a un producto financiero que no ha sido regulado ni aprobado de ninguna manera por la DFSA. La DFSA no tiene la responsabilidad de revisar o verificar ningún documento en relación con este producto financiero. Por consiguiente, la DFSA no ha aprobado este documento ni cualquier otro conexo ni ha tomado ninguna medida orientada a verificar la información recogida en este documento, por el que carece de responsabilidad. El producto financiero al que se refiere este documento puede no ser líquido y su reventa o su transmisión pueden estar supeditadas a restricciones. Los inversores potenciales deben llevar a cabo su propio procedimiento de diligencia debida en relación con el producto financiero. Si no comprende el contenido de este documento, consulte a un asesor financiero autorizado.

Estados Unidos

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

América Latina (Brasil, Chile Colombia, México, Perú y Uruguay)

Este documento se destina a que lo utilicen exclusivamente inversores institucionales o inversores aptos. Toda la información aquí incluida es confidencial y tiene como único fin su uso y su análisis por el destinatario legítimo, que no podrá facilitarse a terceros. Este documento se facilita con fines meramente informativos y no constituye oferta pública, invitación o recomendación para comprar o vender cualquier producto, servicio, valor o estrategia. Las decisiones de invertir solo se deben tomar después de leer la documentación de la estrategia y de llevar a cabo un procedimiento de diligencia debida en profundidad e independiente.

ASIA-PACÍFICO

Hong Kong: Este documento lo difunde Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento lo difunde Morgan Stanley Investment Management Company y no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación.   Australia: Este documento lo facilitan Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Ltd ABN 22122040037, AFSL n.º 314182 y sus filiales y no constituye oferta de derechos. Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited dispone la prestación de servicios financieros por filiales de MSIM a clientes mayoristas australianos. Solo se ofrecerán derechos en circunstancias en que no se requiera comunicación al respecto con arreglo a la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth) (la "Ley de sociedades"). No se pretende que ninguna oferta de derechos constituya una oferta de derechos en circunstancias en que se requiera comunicación conforme a la Ley de sociedades y solo se realizará a personas que reúnan los criterios para ser consideradas "clientes mayoristas" (según la definición que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades). Este documento no ha sido depositado ante la Comisión australiana de valores e inversiones.

 

Esta es una comunicación con fines comerciales.

Es importante que los usuarios lean las Condiciones de uso antes de proceder, ya que explican ciertas restricciones legales y reglamentarias aplicables a la difusión de la información relativa a los productos de inversión de Morgan Stanley Investment Management.

Los servicios descritos en este sitio web pueden no estar disponibles en todas las jurisdicciones o para todas las personas. Para obtener más información, consulte nuestras Condiciones de uso.


Privacidad    •    Your Privacy Choices Your Privacy Choices Icon    •    Condiciones de uso

©  Morgan Stanley. Reservados todos los derechos.