Insight Article Desktop Banner
 
 
Resiliencia
  •  
mayo 21, 2020
Resiliencia por diseño
Insight Video Mobile Banner
 
mayo 21, 2020

Resiliencia por diseño


Resiliencia

Resiliencia por diseño

Share Icon

mayo 21, 2020

 
 

Es célebre la afirmación del explorador Sir Ranulph Fiennes “no existe el mal tiempo, sino atuendos inapropiados”; se trata de un punto de vista especialmente acertado, pues los inversores globales buscan comodidad frente a la pandemia.

Puede que los inversores, teniendo en cuenta que el entorno de inversión ha cambiado, deseen volver a fijarse en las virtudes de una inversión realmente activa para salvar los profundos abismos a los que pueden enfrentarse. Los índices de referencia, a nuestro juicio, comportan riesgos inherentes al comprender compañías de diferente calidad; limitarse a reproducir el rendimiento de tales índices crea una falsa complacencia. La inversión activa, en especial, en manos de gestores disciplinados y experimentados, permite estar preparados para identificar ganancias sólidas y lograr rendimientos relativos muy positivos a largo plazo mediante carteras de alta calidad relativamente resilientes.

La esencia de la inversión activa

Las tensiones comerciales actuales entre Estados Unidos y China, la política del petróleo y la evolución de la pandemia han contribuido a la volatilidad en los últimos meses.

 
 
"
La gestión activa a largo plazo es clave para bregar con los máximos y los mínimos del mercado”.
 
 
 

No podemos influir en el entorno macroeconómico o los brotes de la pandemia, ni siquiera predecirlos, pero sí podemos aspirar a garantizar que las acciones que incluimos en las carteras sean las más resilientes que podamos encontrar. Nuestro equipo de inversión se centra en seleccionar acciones de alta calidad que revalorizarán el capital a largo plazo y tratarán de minimizar la posibilidad de pérdidas permanentes de capital. A estas compañías bien gestionadas y con un retorno sobre el capital operativo alto y sostenible, además de con potencial de crecimiento y beneficios resilientes, las denominamos “compounders de alta calidad”. Diseñamos nuestras carteras resilientes sobre la base de estos compounders. 

Estas compañías son bastante raras de encontrar, por lo que, cuando las compramos, nuestra convicción se refleja en el tamaño significativo de las posiciones, hasta del 10% de la cartera, y un active share superior al 90%. La ventaja de una cartera que incluye dichos compounders estables se evidencia en la trayectoria de revalorización del capital a largo plazo durante 24 años de la estrategia Global Franchise, con una volatilidad a largo plazo inferior a la de los índices de referencia generales.

Participamos en compounders sostenibles en un mundo cada vez más complejo

Nuestra estrategia de inversión siempre se ha centrado en compañías con poca necesidad de capital y con activos intangibles sólidos, como marcas o redes, que favorecen la capacidad de fijación de precios y unos ingresos en constante crecimiento, beneficios sólidos, flujos de caja libres fuertes y un dividendo permanente.

Como inversores activos, estamos siempre atentos al cambiante panorama de los consumidores y los competidores y somos conscientes de los riesgos potenciales para la sostenibilidad de los retornos sobre el capital a largo plazo. Esto incluye los riesgos sustanciales en el ámbito ESG, así como las oportunidades importantes que esta área puede brindar a las compañías que poseemos. Nuestros gestores analizan los factores ESG importantes como parte de su análisis bottom-up. Creemos que incorporar los factores ESG es esencial para revalorizar el capital a largo plazo, identificar compounders sostenibles y seleccionar ganadores frente a perdedores.

 
 
"
Como inversores activos, estamos siempre atentos al cambiante panorama de los consumidores y los competidores y somos conscientes de los riesgos potenciales para la sostenibilidad de los retornos sobre el capital a largo plazo”.
 
 
 

¿Cómo logran algunas de las compañías de las marcas más famosas del mundo seguir siendo líderes en reconocimiento de marca y cuota de mercado en situaciones nuevas y difíciles y en un mundo en el que las redes sociales son más disruptivas que nunca? Se trata de una cuestión sobre la que nos hemos centrado cada vez más. La respuesta, en el caso de las compañías de bienes de consumo, es manteniendo la relevancia en los cambiantes valores y preferencias del consumidor, por ejemplo, el uso de ingredientes naturales u orgánicos o de envases más respetuosos con el medio ambiente o un despliegue adecuado de los recursos de la marca ante una crisis. Las compañías de bienes de consumo que mantienen la relevancia y la confianza de sus consumidores pueden ver aumentada sus cuotas de mercado y mantener su capacidad de fijación de precios frente a los competidores que se encuentran en la situación contraria. Esta posición a menudo se traduce en el aumento de las rentabilidades a largo plazo. Por otra parte, la estructura de gobierno importa; solemos decantarnos por equipos directivos ágiles y descentralizados capaces de reaccionar a las condiciones del mercado local, que eligen invertir en sus productos y que no desperdician su flujo de caja libre en adquisiciones de escaso retorno.

No todas las compañías con productos robustos son marcas de consumo. Los ingresos recurrentes procedentes de sus redes también pueden implicar una estabilidad de los beneficios atractiva, más aún ante el cambio que hacia el cloudcomputing. En cuanto a las compañías de software y servicios informáticos que escogemos para invertir, conservar la relevancia significa respaldar a otros negocios (y, en algunas circunstancias, a la sociedad) en sus cambiantes necesidades digitales y ser prudentes en el uso de datos. La tecnología médica también nos ofrece nuevas posibilidades para identificar ingresos recurrentes robustos en ámbitos como los equipos médicos, las ciencias naturales y el diagnóstico.

Cabe destacar que no analizamos compañías desde la distancia, sino que nuestros gestores de carteras se encargan directamente de los votos, nos reunimos habitualmente con la alta dirección, los miembros de los consejos y los comités de remuneración de las compañías que tenemos  en cartera y nos implicamos cuando debemos hacerlo. A menudo, esto implica centrarnos en las estructuras de incentivos, que, en nuestra opinión, pueden ser críticas para las decisiones de la dirección, o comprobar la conciencia y la agilidad de la dirección al respecto de la huella medioambiental o social de su compañía o los cambios de tendencia en las opiniones de los reguladores y los consumidores sobre la protección de datos y la defensa de la competencia.  

Una cartera activa para protegerse contra los inciertos mercados de hoy en día

Las compañías de alta calidad se encuentran, por naturaleza, menos expuestas a posibles acontecimientos adversos o pueden bregar mejor con ellos, como lo demuestra la trayectoria de rentabilidad relativa positiva de nuestra estrategia en mercados bajistas.

Puede que resulte incluso más interesante analizar más de cerca la sostenibilidad de los beneficios en los diferentes sectores durante la última crisis financiera. Los beneficios de las compañías de software y servicios subieron un 2% a lo largo de 18 meses, frente a la caída del 40% del índice MSCI World, mientras que atención sanitaria y consumo estable solo cedieron de forma marginal (Gráfico 1).

 
 
 
Gráfico 1: Los sectores de atención sanitaria, consumo estable y software y servicios informáticos han demostrado su resiliencia en mercados bajistas
 

Fuente: FactSet. (BPA: beneficios por acción; P12M: próximos doce meses)

 
 

Estos mismos sectores acusaron menos la reciente corrección del mercado.

Con el sesgo principal de nuestra cartera hacia estos sectores defensivos de alta calidad, consideramos que es posible que los beneficios de nuestras carteras sigan aguantando mejor que el conjunto del mercado.

La pandemia en curso, la incertidumbre política, el aumento del control de los reguladores, el cambio climático y los rápidos avances tecnológicos plantean constantemente cuestiones complejas que las compañías de todo el mundo deben superar. 

Tanto hoy como más allá de la pandemia, los inversores globales de renta variable deberían buscar carteras con compañías resilientes de alta calidad y equipos de gestión de carteras dotados de la filosofía y los procesos adecuados para dar con ellas.

 
 

La rentabilidad pasada no es garantía de resultados futuros. No todas las posiciones que mantiene la cartera han contribuido o contribuirán positivamente a la rentabilidad en periodos de alza o descenso de los mercados. Todas las inversiones entrañan riesgos, incluida la posible pérdida del capital principal.

 
 

Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las acciones de compañías de pequeña y mediana capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos, como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados en general a inversiones en países desarrollados extranjeros. Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad. Los títulos ilíquidos pueden ser más difíciles de vender y de valorar que los que cotizan en mercados organizados (riesgo de liquidez). Los instrumentos derivados pueden incrementar las pérdidas de forma desproporcionada y tener un impacto significativo en la rentabilidad. También pueden estar sujetos a riesgos de contraparte, liquidez, valoración, correlación y de mercado.

 
william.lock
Head of International Equity Team
 
laura.bottega
Managing Director
International Equity Team
 
 
 
 

INFORMACIÓN IMPORTANTE: Los puntos de vista y las opiniones pertenecen al autor en la fecha de publicación, podrán variar en cualquier momento debido a las condiciones del mercado o económicas y podrían no llegar a materializarse. Los puntos de vista expresados no reflejan los de todo el personal de inversión de Morgan Stanley Investment Management (MSIM), ni los de la compañía en conjunto, y podrían no plasmarse en todos los productos y las estrategias que ofrece la compañía.

Esta comunicación general, que no es imparcial, se facilita únicamente con fines informativos e ilustrativos y no deberá considerarse una recomendación. La información no aborda los objetivos financieros, la situación o las necesidades específicas de ningún inversor en concreto.

Los diagramas y los gráficos se proporcionan con fines meramente ilustrativos. Los datos de rentabilidad se refieren a rendimientos pasados. La rentabilidad pasada no garantiza resultados futuros. Todas las inversiones entrañan riesgos, incluida la posible pérdida del capital principal.

Antes de tomar decisiones de inversión, los inversores deben consultar minuciosamente el documento de oferta correspondiente de la estrategia o del producto. Para consultar el contenido íntegro e información importante, diríjase al enlace que se indica anteriormente.

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente, en periodos de retrocesos en el mercado.  Antes de invertir, los inversores deben consultar minuciosamente el documento de oferta correspondiente de la estrategia o del producto. Hay diferencias importantes en la forma de ejecutar la estrategia en cada uno de los vehículos de inversión.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia.

Los puntos de vista y las opiniones pertenecen al autor o al equipo de inversión en la fecha de elaboración de este documento y podrán variar en cualquier momento debido a las condiciones del mercado o económicas y podrían no llegar a materializarse. Además, tales puntos de vista no se actualizarán o revisarán de otro modo con el fin de recoger la información disponible o las circunstancias existentes y los cambios que se produzcan después de la fecha de publicación. Los puntos de vista expresados no reflejan los de todos los equipos de inversión de Morgan Stanley Investment Management (MSIM), ni los de la compañía en conjunto, y podrían no plasmarse en todos los productos y las estrategias que ofrece la compañía.

Algunos de los datos que aquí se incluyen se basan en información obtenida de terceros considerados fiables. Sin embargo, no hemos verificado dicha información, por lo que no formulamos declaración alguna con respecto a su precisión o su integridad.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y toda la información provista se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión determinada. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe, entre otros aspectos, de las consecuencias fiscales de dicha inversión.

Esta comunicación no es un producto del departamento de análisis de Morgan Stanley y no debe considerarse una recomendación basada en análisis. La información recogida en este documento no se ha elaborado de conformidad con los requisitos legales establecidos para promover la independencia del análisis de inversiones y no está sujeta a ninguna prohibición de contratación antes de la difusión de análisis de inversiones.

MSIM no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar o distribuir este documento, salvo que dichas utilización y distribución se lleven a cabo de conformidad con las leyes y los reglamentos aplicables. Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. MSIM no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

Este documento podrá traducirse a otros idiomas. Cuando se haga tal traducción, la versión en inglés se considerará definitiva. En caso de discrepancias entre la versión en inglés y cualquier versión de este documento en otro idioma, prevalecerá la versión en inglés.

No podrá reproducirse, copiarse o transmitirse la totalidad o parte de este documento y tampoco podrá divulgarse su contenido a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de MSIM. Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor.


DISTRIBUCIÓN

Esta comunicación se dirige exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneran las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

Reino Unido: Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA, autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Dubái: Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái, 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158). Alemania: Morgan Stanley Investment Management Limited Niederlassung Deutschland, Grosse Gallusstrasse 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG).  Italia: Morgan Stanley Investment Management Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano) es una sucursal de Morgan Stanley Investment Management Limited, sociedad inscrita en el Reino Unido, autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera y con domicilio social en 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres, E14 4QA. Morgan Stanley Investment Management Limited Milan Branch (Sede Secondaria di Milano), con sede en Palazzo Serbelloni, Corso Venezia, 16, 20121 Milán (Italia), se encuentra inscrita en Italia con el número de sociedad y de IVA 08829360968. Países Bajos: Morgan Stanley Investment Management, Rembrandt Tower, 11th floor, Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Teléfono: 31 2-0462-1300. Morgan Stanley Investment Management es una sucursal de Morgan Stanley Investment Management Limited. Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido. Suiza: Morgan Stanley & Co. International plc, London, Zurich Branch. Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht (“FINMA”). Inscrita en el registro mercantil de Zúrich con el número CHE-115.415.770. Domicilio social: Beethovenstrasse 33, 8002 Zúrich (Suiza). Teléfono +41 (0) 44 588 1000. Fax: +41(0) 44 588 1074.

Estados Unidos:

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia. Se requiere un nivel mínimo de activos. Para conocer información importante sobre el gestor de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos, las comisiones y los gastos de los fondos. En los folletos, figuran esta y otra información sobre los fondos. Para obtener un ejemplar del folleto, descárguelo en morganstanley.com/im o llame al 1-800-548-7786. Lea el folleto detenidamente antes de invertir.

Morgan Stanley Distribution, Inc. actúa como distribuidor de los fondos de Morgan Stanley.

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

Hong Kong: Este documento lo emite Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación. Australia: Esta publicación la distribuye en Australia Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited, ACN: 122040037, AFSL n.º 314182, que acepta la responsabilidad de su contenido. Esta publicación y cualquier acceso a ella están dirigidos exclusivamente a “clientes mayoristas”, según el significado que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades (Corporations Act) de Australia.

Japón: En el caso de los inversores profesionales, este documento se facilita o se distribuye solo con fines informativos. En el caso de aquellas personas que no sean inversores profesionales, este documento se distribuye en relación con el negocio de Morgan Stanley Investment Management (Japan) Co., Ltd. (“MSIMJ”) con respecto a contratos de gestión discrecional de inversiones y contratos de asesoramiento de inversiones.  Este documento no se concibe como una recomendación o una invitación para llevar a cabo operaciones ni ofrece ningún instrumento financiero concreto. En virtud de un contrato de gestión de inversiones, con respecto a la gestión de activos de un cliente, el cliente ordena políticas de gestión básicas por adelantado y encarga a MSIMJ que tome todas las decisiones de inversión con base en un análisis del valor de los títulos, entre otros factores, y MSIMJ acepta dicho encargo. El cliente deberá delegar en MSIMJ las facultades necesarias para realizar inversiones. MSIMJ ejerce las facultades delegadas con base en las decisiones de inversión de MSIMJ y el cliente se abstendrá de emitir instrucciones concretas.  Todos los beneficios y las pérdidas de inversión pertenecen a los clientes; el capital principal no está garantizado. Antes de invertir, estudie los objetivos de inversión y la naturaleza de los riesgos. Se aplicará una comisión de asesoramiento de inversiones por contratos de asesoramiento de inversiones o contratos de gestión de inversiones, en proporción al plazo del contrato y en función de la cantidad de activos objeto del contrato, multiplicada por cierto tipo (como máximo, del 2,20% anual, impuestos incluidos). En el caso de algunas estrategias, puede aplicarse una comisión de contingencia, además de la comisión que se menciona anteriormente. También puede incurrirse en gastos indirectos, como comisiones de intermediación de valores registrados. Dado que estos gastos y comisiones varían en función del contrato y otros factores, MSIMJ no puede indicar los tipos, los límites máximos, etc. por adelantado. Todos los clientes deben leer minuciosamente los documentos que se facilitan antes de la suscripción de un contrato antes de formalizarlo. Este documento lo distribuye en Japón MSIMJ, sociedad inscrita con el número 410 (Dirección de la oficina financiera local de Kanto [sociedades de instrumentos financieros]), afiliación: Japan Securities Dealers Association, Investment Trusts Association, Japan, Japan Investment Advisers Association y Type II Financial Instruments Firms Association.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

EMEA: Esta comunicación la emite Morgan Stanley Investment Management Limited (“MSIM”). Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra con el número 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA.

Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor.

Morgan Stanley Investment Management es la división de gestión de activos de Morgan Stanley.

 

Es importante que los usuarios lean las Condiciones de uso antes de proceder, ya que explican ciertas restricciones legales y reglamentarias aplicables a la difusión de la información relativa a los productos de inversión de Morgan Stanley Investment Management.

Los servicios descritos en este sitio web pueden no estar disponibles en todas las jurisdicciones o para todas las personas. Para obtener más información, consulte nuestras Condiciones de uso.


Privacidad    •    Condiciones de uso

©  Morgan Stanley. Reservados todos los derechos.