Insight Article Desktop Banner
 
 
Global Equity Observer
  •  
julio 16, 2020
Los pagos evolucionan al alza
Insight Video Mobile Banner
 
julio 16, 2020

Los pagos evolucionan al alza


Global Equity Observer

Los pagos evolucionan al alza

Share Icon

julio 16, 2020

 
 

El sector de los pagos se está perfilando cada vez más como uno de los ámbitos de mayor atractivo del mundo de la tecnología financiera (fintech). Antes de la pandemia de COVID-19, aproximadamente el 50% de las operaciones de todo el mundo se realizaban en efectivo1. La COVID-19 ha obligado a que numerosas operaciones presenciales ahora se lleven a cabo a través de Internet, donde el efectivo no es un medio de pago práctico. Además, es posible que el dinero físico sea un vector de propagación del virus. Es de esperar que, una vez los consumidores se acostumbren a utilizar métodos de pago digitales más cómodos, el giro en detrimento del efectivo siga siendo estructuralmente más alto superada la pandemia de COVID-19; se prevé que el crecimiento de los volúmenes de pagos sea superior al 12% anual a medio plazo, todo un impulso para el sector2.

 
 
"
Con los consumidores ya habituados a utilizar métodos de pago digitales, es de esperar que el giro en detrimento del efectivo siga siendo estructuralmente más alto una vez se supere la pandemia de COVID-19”
 
 
 

El universo de pagos es complejo y existen diversidad de partícipes con funciones y propuestas de valor diferentes. En general, existen tres categorías principales: emisores de tarjetas, redes de tarjetas y proveedores de servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta. Los emisores de tarjetas son en su mayoría bancos y empresas de tarjetas de crédito que emiten tarjetas de crédito y débito a clientes particulares o mayoristas. Las redes de tarjetas ofrecen las infraestructuras y las guías para el intercambio de autorizaciones y fondos. Los proveedores de servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta ofrecen la conexión entre las tiendas o los sitios web que aceptan el pago y las redes de tarjetas.

Por ejemplo, si los clientes utilizan sus tarjetas para pagar sus carros de la compra llenos por la COVID-19 en su supermercado local, el dispositivo envía un mensaje al proveedor de servicios de pago adquirente solicitando autorización del pago. Este proveedor envía el mensaje a través de la red de tarjetas, que la reenvía al emisor. Si el emisor de la tarjeta confirma que es apta para el pago, la autorización regresa a través de la red al proveedor de servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta y, por último, al supermercado. En función de la tarjeta utilizada y la región, por cada 100 USD de cesta de la compra, el supermercado recibe de 98,00 USD a 99,00 USD, mientras que el proveedor de servicios de pago adquirente de operaciones obtiene una comisión de entre 0,10 USD y 0,20 USD, la red de tarjetas cobra una comisión de unos 0,20 USD y el emisor de la tarjeta, por lo general, recibe entre 0,60 USD y 1,30 USD3. Podría parecer que los emisores de tarjetas son quienes más dinero ganan, pero en realidad repercuten parte de la comisión de nuevo a los consumidores en forma de incentivos como puntos en programas de aerolíneas, reembolsos en efectivo o menores comisiones de cambio de divisas.

 
 
"
Las redes puramente de tarjetas han sido tradicionalmente la parte más atractiva del ecosistema de pagos"
 
 
 

Las redes de tarjetas, la parte resiliente del sistema

Las dos redes puramente de tarjetas, Visa y MasterCard, han sido tradicionalmente el punto más atractivo de su ecosistema: cuentan con un conjunto sólido de fosos que se solapan, a saber, una red de consumidores, una red de tiendas y una red de entidades financieras que, como ya han demostrado, resultan muy difícil de salvar. Existen algunos operadores de integración vertical, redes de tarjetas nacionales y nuevos proveedores de pagos electrónicos emergentes, pero sin la ayuda de una regulación pública que equilibre el entorno y cuantioso capital, resulta muy difícil competir; la mayoría de las alternativas carecen de la escala de inversión, el alcance internacional o la calidad de servicio que se necesitan para competir con Visa o MasterCard. Esta realidad ha permitido que Visa y MasterCard mantengan cuotas de mercado estables y a menudo dominantes en un mercado cada vez mayor, con el persistente viraje global del efectivo a las tarjetas.  

Los proveedores de servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta avanzan

La mayor parte de la prestación de servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta siguen desempeñándola los bancos, en especial, en Europa. En el pasado, era una parte de los servicios bancarios comerciales que las entidades de crédito prestaban a sus clientes. Con el tiempo, las inherentes economías de escala de este negocio se han traducido en el surgimiento de empresas de prestación de servicios, en un primer momento, propiedad de bancos, pero que ahora son operadores comerciales independientes que prestan servicios de procesamiento y de pago adquirente de operaciones con tarjeta. Estas empresas siguen una de las dos siguientes estrategias: o bien unifican la infraestructura bancaria existente como adquirente de operaciones con tarjeta y crean sinergias racionalizando sistemas y costes, o explotan una pila tecnológica unificada y adquieren clientes orgánicamente. Partícipes como Adyen, Stripe y PayPal han seguido la segunda estrategia y registrado cifras de crecimiento muy sólidas con parámetros económicos de gran atractivo que se han traducido en valoraciones elevadas. Al mismo tiempo, algunos de los centralizadores que operan con múltiplos más digeribles están realizando buenos avances con base en precios de las operaciones sensatos y la mejora de sus habilidades de integración.

Emisores de tarjetas, enterrados en bancos y empresas de crédito

La mayoría de la actividad emisora corresponde a bancos y empresas de tarjetas de crédito. En ocasiones, externalizan la parte de procesamiento para lograr economías de escala, pero tienden a conservar la actividad básica de emisión, pues les da acceso a la comisión de intercambio. Si bien la emisión de tarjetas se traduce en rentabilidades muy atractivas, con algunas variaciones en función de las contrapartidas que deban ofrecer en forma de incentivos directos o indirectos, estas actividades rara vez son suficientemente grandes como para impulsar las economías de las organizaciones en que se producen.

Datos, la siguiente frontera

La hipótesis de inversión actual se asienta sobre la ventaja de consolidar lo que por naturaleza es un negocio eminentemente de costes fijos. Más allá de esto, el sector de los pagos ofrece un tesoro sin parangón en forma de datos sobre los que desarrollar servicios de valor añadido.

 
 
"
El éxito vendrá determinado en última instancia por quién pueda generar los datos de mayor calidad”
 
 
 

Por ejemplo, en los restaurantes de comida rápida se están instalando quioscos donde se puede pedir la comida, para luego recoger en el mostrador. Los clientes tienden a pedir más productos o de mayor valor en el quiosco, quizá porque se sienten menos presionados por quienes esperan en la cola detrás de ellos. Una tendencia similar sucede con el uso de aplicaciones. Crear una herramienta que contribuya a que los restaurantes de comida rápida proyecten la rentabilidad sobre la inversión para el quiosco, a partir de su base de clientes existente, podría ofrecer un valor sustancial.

El éxito de este sector vendrá determinado en última instancia por quién pueda generar los datos de mayor calidad. Algunos de los grandes bancos que tienen aunados emisión y servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta deberían, en teoría, ser los mejor equipados. Sin embargo, se requieren integración entre divisiones a menudo separadas (banca minorista y comercial) y una actualización sustancial y la integración de sistemas existentes. Históricamente, los bancos, en particular, las entidades consolidadas, se han enfrentado a dificultades ante retos de este tipo. Las redes de tarjetas cuentan, por mucho, con los conjuntos de datos más exhaustivos. Sin embargo, su función en el centro de los pagos con tarjeta no solo tiene que ver con el procesamiento, sino que también consiste en arbitrar y fijar las normas entre proveedores de servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta y emisores. Será difícil seguir siendo árbitro y, al mismo tiempo, competir por los datos con los demás partícipes.

Algunos proveedores de servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta se están posicionando en servicios de valor añadido. De manera similar a los bancos, la arquitectura de sistemas será crítica para lograr el éxito, lo cual favorece a los partícipes con pila tecnológica única. Las carteras digitales de reciente aparición, como ApplePay y GooglePay, también cuentan con una posición robusta, suponiendo que puedan integrar los datos de los pagos con sus demás bases de datos.

Repercusiones

Desde el punto de vista ESG, el viraje hacia los pagos digitales en detrimento del efectivo podría traducirse en la exclusión financiera de personas sin acceso al sistema bancario, en especial, de mercados emergentes. Visa es muy consciente de este extremo y ha contribuido a que personas sin acceso a servicios bancarios dispongan de cuentas para realizar pagos electrónicos, con el objetivo de llegar a 500 millones de personas para 2020. El giro hacia el ámbito digital también plantea problemas de seguridad en los pagos. Visa ha invertido sustancialmente en seguridad de los datos: cuenta con la calificación más alta del sector según Gartner Consulting en el marco de su programa de ciberseguridad 2019 y también evitó fraudes por valor de unos 25.000 millones de USD aplicando inteligencia artificial.

Como inversores en calidad centrados en la protección frente a los riesgos a la baja, siempre nos han atraído las redes de tarjetas ante la solidez de su modelo de negocio y sus economías de escala. Los bancos y las empresas que se dedican exclusivamente a las tarjetas de crédito están fuera de lugar para nuestras carteras globales por las bajas rentabilidades y su elevado apalancamiento. El ámbito de los servicios de pago adquirente de operaciones con tarjeta es más interesante, aunque las valoraciones son muy elevadas en el caso de los partícipes con pilas tecnológicas únicas.

 
 

1 Fuente: Informe Mundial de Pagos 2019 de Capgemini

2 Fuente: Informe Mundial de Pagos 2019 de Capgemini

3 Fuente: análisis de Adyen, Nexi, Visa y Morgan Stanley


 
 

CONSIDERACIONES SOBRE RIESGOS

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Las acciones de compañías de pequeña capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados a inversiones en mercados desarrollados extranjeros. Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad. Estrategia de venta de opciones. La venta de opciones de compra entraña el riesgo de que la cartera se vea obligada a vender el título o instrumento subyacente (o liquidar en efectivo un importe de igual valor) a un precio desfavorable o inferior al precio de mercado de ese título o instrumento subyacente en el momento en que se ejerza la opción. Como vendedora de una opción de compra, durante la vigencia de la opción, la cartera renuncia a la oportunidad de beneficiarse de aquellos aumentos del valor de mercado del título o el instrumento subyacente que cubra la opción por encima del importe de la prima y el precio de ejercicio, pero sigue sujeta al riesgo de pérdida en caso de caída del precio del título o el instrumento subyacente. Además, la estrategia de venta de opciones de compra de la cartera podría no protegerla completamente frente a pérdidas de valor del mercado. Existen riesgos específicos asociados a la venta de opciones no cubiertas, que exponen a la cartera a pérdidas potencialmente significativas.

 
dirk.hoffmannbecking
Executive Director
International Equity Team
 
alex.gabriele
Executive Director
International Equity Team
 
 
 
 

DISTRIBUCIÓN

Esta comunicación se dirige exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneran las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

Irlanda: Morgan Stanley Investment Management (Ireland) Limited. Domicilio social: The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson's Quay, Dublín 2 (Irlanda). Inscrita en Irlanda con el número de sociedad 616662. Regulada por el Banco Central de Irlanda. Reino Unido: Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA. Dubái: Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái, 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158). Alemania:  Morgan Stanley Investment Management Limited Niederlassung Deutschland, Große Gallusstraße 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Italia: Morgan Stanley Investment Management Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano) es una sucursal de Morgan Stanley Investment Management Limited, sociedad inscrita en el Reino Unido, autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera y con domicilio social en 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres, E14 4QA. Morgan Stanley Investment Management Limited Milan Branch (Sede Secondaria di Milano), con sede en Palazzo Serbelloni, Corso Venezia, 16, 20121 Milán (Italia), se encuentra inscrita en Italia con el número de sociedad y de IVA 08829360968. Países Bajos: Morgan Stanley Investment Management, Rembrandt Tower, 11th floor, Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Teléfono: 31 2-0462-1300. Morgan Stanley Investment Management es una sucursal de Morgan Stanley Investment Management Limited. Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido. Suiza:  Morgan Stanley & Co. International plc, London, Zurich Branch. Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht (“FINMA”). Inscrita en el registro mercantil de Zúrich con el número CHE-115.415.770. Domicilio social: Beethovenstrasse 33, 8002 Zúrich (Suiza). Teléfono +41 (0) 44 588 1000. Fax: +41(0) 44 588 1074.

Estados Unidos:

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia. Se requiere un nivel mínimo de activos. Para conocer información importante sobre el gestor de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos, las comisiones y los gastos de los fondos. En los folletos, figuran esta y otra información sobre los fondos. Para obtener un ejemplar del folleto, descárguelo en morganstanley.com/im o llame al 1-800-548-7786. Lea el folleto detenidamente antes de invertir.

Morgan Stanley Distribution, Inc. actúa como distribuidor de los fondos de Morgan Stanley.

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

Hong Kong: Este documento lo emite Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación. Australia: Esta publicación la distribuye en Australia Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited, ACN: 122040037, AFSL n.º 314182, que acepta la responsabilidad de su contenido. Esta publicación y cualquier acceso a ella están dirigidos exclusivamente a “clientes mayoristas”, según el significado que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades (Corporations Act) de Australia.

Japón: En el caso de los inversores profesionales, este documento se facilita o se distribuye solo con fines informativos. En el caso de aquellas personas que no sean inversores profesionales, este documento se distribuye en relación con el negocio de Morgan Stanley Investment Management (Japan) Co., Ltd. (“MSIMJ”) con respecto a contratos de gestión discrecional de inversiones y contratos de asesoramiento de inversiones. Este documento no se concibe como una recomendación o una invitación para llevar a cabo operaciones ni ofrece ningún instrumento financiero concreto. En virtud de un contrato de gestión de inversiones, con respecto a la gestión de activos de un cliente, el cliente ordena políticas de gestión básicas por adelantado y encarga a MSIMJ que tome todas las decisiones de inversión con base en un análisis del valor de los títulos, entre otros factores, y MSIMJ acepta dicho encargo. El cliente deberá delegar en MSIMJ las facultades necesarias para realizar inversiones. MSIMJ ejerce las facultades delegadas con base en las decisiones de inversión de MSIMJ y el cliente se abstendrá de emitir instrucciones concretas. Todos los beneficios y las pérdidas de inversión pertenecen a los clientes; el capital principal no está garantizado. Antes de invertir, estudie los objetivos de inversión y la naturaleza de los riesgos. Se aplicará una comisión de asesoramiento de inversiones por contratos de asesoramiento de inversiones o contratos de gestión de inversiones, en proporción al plazo del contrato y en función de la cantidad de activos objeto del contrato, multiplicada por cierto tipo (como máximo, del 2,20% anual, impuestos incluidos). En el caso de algunas estrategias, puede aplicarse una comisión de contingencia, además de la comisión que se menciona anteriormente. También puede incurrirse en gastos indirectos, como comisiones de intermediación de valores registrados. Dado que estos gastos y comisiones varían en función del contrato y otros factores, MSIMJ no puede indicar los tipos, los límites máximos, etc. por adelantado. Todos los clientes deben leer minuciosamente los documentos que se facilitan antes de la suscripción de un contrato antes de formalizarlo. Este documento lo distribuye en Japón MSIMJ, sociedad inscrita con el número 410 (Dirección de la oficina financiera local de Kanto [sociedades de instrumentos financieros]), afiliación: Japan Securities Dealers Association, Investment Trusts Association, Japan, Japan Investment Advisers Association y Type II Financial Instruments Firms Association.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

EMEA: Esta comunicación comercial la emite Morgan Stanley Investment Management Limited (“MSIM”). Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra con el número 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA.

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente, en periodos de retrocesos en el mercado. Antes de invertir, los inversores deben consultar minuciosamente el documento de oferta correspondiente de la estrategia o del producto. Hay diferencias importantes en la forma de ejecutar la estrategia en cada uno de los vehículos de inversión.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y que se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión concreta. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe, entre otros aspectos, de las consecuencias fiscales de dicha inversión.

Salvo que se indique lo contrario en este documento, los puntos de vista y las opiniones que aquí se recogen corresponden a los del equipo de gestión de carteras y se basan en el estado de los asuntos tratados en el momento de su redacción y no en fechas posteriores; tales puntos de vista y opiniones no se actualizarán ni se revisarán de otro modo para recoger información disponible, las circunstancias existentes o los cambios que se produzcan después de la fecha de este documento.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto concreto de Morgan Stanley Investment Management.

MSIM no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables.

Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. MSIM no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

No podrá reproducirse, copiarse o transmitirse la totalidad o parte de este documento y tampoco podrá divulgarse su contenido a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de MSIM.

Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor.

 

Es importante que los usuarios lean las Condiciones de uso antes de proceder, ya que explican ciertas restricciones legales y reglamentarias aplicables a la difusión de la información relativa a los productos de inversión de Morgan Stanley Investment Management.

Los servicios descritos en este sitio web pueden no estar disponibles en todas las jurisdicciones o para todas las personas. Para obtener más información, consulte nuestras Condiciones de uso.


Privacidad    •    Condiciones de uso

©  Morgan Stanley. Reservados todos los derechos.