Insight Article Desktop Banner
 
 
Global Equity Observer
  •  
enero 29, 2024

“Nadie sabe nada”… pero el mercado sí lo cree saber

Insight Video Mobile Banner
 
enero 29, 2024

“Nadie sabe nada”… pero el mercado sí lo cree saber


Global Equity Observer

“Nadie sabe nada”… pero el mercado sí lo cree saber

Share Icon

enero 29, 2024

 
 

La célebre cita del escritor William Goldman se refería a la industria cinematográfica: “Nadie sabe nada... Nadie en toda la industria del cine sabe con certeza qué va a funcionar. Cada vez que alguien intenta adivinarlo es una mera suposición y, si tiene suerte, una suposición informada”.

 
 

Goldman fue el guionista de clásicos como “Los hombres del presidente”, “Marathon Man”, “Dos hombres y un destino” y “Las esposas de Stepford”. Sin embargo, la sabiduría de su frase se refleja en el inconcebible fracaso de su película más importante y, en opinión del autor, puede que la mejor película de la historia, “La princesa prometida”, que fue un fiasco cuando se estrenó pero que, desde entonces, se ha convertido en obra de culto.

2023 fue un año que evidenció que en efecto nadie sabe nada, en vista de la desconcertante serie de acontecimientos que sucedieron. Comenzó con los temores a una recesión, seguidos por expectativas de unos altos tipos de interés por más tiempo, previéndose que el tipo de interés de los fondos federales a finales de año en Estados Unidos subiera del 4,5% al 5,5% para marzo. Silicon Valley Bank quebró en primavera, alentando los temores a una crisis de crédito que, cuando se disiparon, dieron paso a una época exultante en los mercados por la esperanza de un auge de la productividad gracias a la inteligencia artificial (IA). En otoño, regresó incluso con más fuerza el relato de unos tipos “higher for longer”, acercándose al 5% el interés de los fondos federales para finales de 2024, donde la renta variable experimentó dificultades. El año cerró con un viraje de la Reserva Federal (FED), al modificar su tono y aumentar las expectativas de seis rebajas de los tipos en 2024 a siete, lo cual se tradujo en nueve semanas positivas consecutivas para los mercados.

El físico Niels Bohr tenía razón al afirmar que “es muy difícil hacer predicciones, sobre todo respecto al futuro”. En la actualidad, resulta incluso más complicado de lo habitual por el impacto persistente en las economías de la pandemia de la COVID-19. La enorme disrupción por el lado de la oferta y la ingente intervención por el lado de la demanda por parte de los gobiernos siguen causando efectos significativos. El gasto en bienes se disparó durante la pandemia para después virar hacia los servicios tras la reapertura, lo cual, unido a los problemas de oferta, llevó a la inflación de los precios de los bienes, particularmente en los automóviles. Más adelante, llegó la inflación de los servicios, al tener las empresas que pagar más para contratar al personal del que prescindieron durante la pandemia. El cambio de productos a servicios implicó que los principales indicadores orientados a los bienes utilizados para prever recesiones erraran al pronosticar una en 2023. Al mismo tiempo, los analistas están tratando de calcular durante cuánto tiempo el “excedente de ahorros” acumulado en Estados Unidos durante la COVID-19 —debido a los ingentes estímulos abonados por el gobierno— permitirá que prosigan las bajas tasas de ahorro y el consiguiente alto consumo actuales. Todo esto, sin tener en cuenta la incertidumbre en torno al impacto de las perturbaciones energéticas desencadenadas por la guerra entre Rusia y Ucrania y la posibilidad de un conflicto prolongado en Oriente Medio.

Quienes alberguen buena disposición pueden apuntar a numerosos factores positivos de cara a 2024. En este momento, parece que la inflación está cayendo rápidamente, sin un aumento significativo del desempleo, que permanece por debajo del 4% en Estados Unidos1. Se ha estimado que el producto interior bruto (PIB) real de Estados Unidos ha crecido un 2,3% en 2023, lo cual contrasta con las previsiones próximas a cero de finales de 20222. La estimación de 2024 ha subido al 1,3%, dos veces la tasa de crecimiento que se preveía en verano, mientras que la confianza de los consumidores al fin está mejorando, quizá impulsada por la subida de los salarios reales. Las personas que se decantan por una inflación transitoria parecen estar ganando el debate al respecto, lo cual puede que explique el reciente tono moderado de la Reserva Federal. La IA generativa parece ofrecer la posibilidad de un auge de la productividad —que podría contribuir a reducir la inflación— y más a corto plazo un auge de la inversión de capital, a medida que las “hyperscalers” se apresuren a desplegar centros de datos para hacer frente a la demanda y la “CHIPS and Science Act” en Estados Unidos y sus equivalentes en el extranjero incentiven la construcción de fábricas de semiconductores. Es de esperar que las “7 Magníficas”3, o al menos cinco de las que vieron aumentar sus beneficios en 2023, sigan impulsando el crecimiento de los beneficios del mercado.

Una visión menos halagüeña sugeriría que Estados Unidos aún no ha culminado el deseado “soft landing”, lo cual implica la posibilidad de un aterrizaje accidentado. Los “soft landings” de la economía son acontecimientos minoritarios: tres cuartas partes de los periodos de endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial han terminado en recesión. El mercado laboral sigue en tensión, el desempleo se encuentra por debajo del 4% y la herramienta de seguimiento de los salarios del Banco de la Reserva Federal de Atlanta todavía está por encima del 5%, lo cual podría dificultar el control de la inflación de los servicios, a diferencia del segmento de los bienes, que ya está próximo a cero. Por otra parte, puede que aún no se perciban los efectos negativos íntegros de la reciente subida en 525 puntos básicos de los tipos de interés, pues en el pasado han revestido lapsos de uno a dos años, por lo que todavía es posible que algo perturbe el sistema financiero a medida que dejemos atrás el mundo del “dinero gratis”. La situación tampoco es muy boyante más allá de Estados Unidos: las economías europeas están prácticamente estancadas, con previsiones de crecimiento inferiores al 1% para 2024 y unos índices de gestores de compras en negativo. China sigue lidiando con la enorme resaca de su auge inmobiliario, que ya duraba décadas, y posiblemente con una confianza de los consumidores deteriorada a largo plazo, pues la combinación de la caída de los precios de la vivienda y de las acciones agrava aún más el impacto para la riqueza de los hogares tras el reciente embate de la COVID-19. Además, las continuadas caídas de la inflación pueden presionar los márgenes corporativos si las empresas se encuentran con dificultades para aumentar los precios, incluso aunque se evite una recesión, en particular, si los aumentos salariales resultan ser persistentes. Todo esto, sin tener en cuenta el volátil entorno geopolítico, en especial, los dos mil millones de personas que votarán en las elecciones que se celebrarán este año en 64 países.

No tenemos una opinión clara sobre cuál será la situación de la economía mundial, si positiva o negativa. Sin embargo, nosotros diríamos que el mercado se está posicionando claramente en el lado del optimismo. Se espera que los beneficios del índice MSCI World se eleven hasta cerca del 10% en 2024 y por encima de un 11% en 20254. Se trata de una perspectiva ambiciosa en vista del crecimiento del PIB nominal que se prevé para 2024 en los mercados desarrollados, entre el 3% y 4% lo cual da a entender que los beneficios tendrán que subir más allá de unos niveles que ya se encuentran próximos a máximos. La parte negativa es que las once recesiones que se han producido en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial han supuesto caídas superiores al 10% para el índice S&P 500, con un retroceso medio del 30%5. Los múltiplos sobre estos beneficios, potencialmente optimistas, también parecen altos. El índice MSCI World cerró 2023 con una ratio de beneficios estimados a 12 meses de 17,3 y el índice S&P 500, prácticamente, de 20. Incluso excluyendo las clamorosas “7 Magníficas”, el múltiplo fue de 15,9 en el caso del MSCI World, un 10% por encima de la media de 2003-2019 incluyendo las siete compañías de gran crecimiento6. El entorno en conjunto nos resulta con una asimetría desfavorable, con un “upside” limitado por las ambiciosas estimaciones de beneficios y los altos múltiplos, al tiempo que podría darse un retroceso sustancial si se produce una recesión. Puede que el auge del mercado de 2023 simplemente le haya robado rentabilidades al futuro.

Según Platón, Sócrates dijo: “soy el hombre vivo más sabio, porque sé una cosa, y es que no sé nada”. Nosotros diríamos que, si no hubiera sido ejecutado por los atenienses y milagrosamente hubiera sobrevivido hasta el siglo XXI, Sócrates habría invertido en “compounders”. Aunque fue lo suficientemente arrogante como para afirmar que era el más sabio también hubiera sido lo suficientemente humilde como para no invertir en el cambiante entorno macro, sino en compañías con la capacidad de fijar precios y con ingresos recurrentes, capaces de ofrecer ganancias sólidas en recesiones como la de 2020, y con múltiplos razonables para casos de compresión de los múltiplos como el de 2022. Este enfoque hacia la inversión no siempre coincide con la exuberancia del mercado y claramente así fue en 2023, no obstante, las rentabilidades absolutas entre el 18% y 19% que nos importan se mantuvieron perfectamente sólidas. No podemos controlar las rentabilidades relativas a corto plazo debido a nuestro enfoque hacia la inversión y 2023 ciertamente no salió bien en términos relativos. A largo plazo, el truco,  como siempre,  es aferrarse a unas buenas rentabilidades absolutas a largo plazo cuando los mercados sufren un revés.

Invertir en “compounders” en los sectores de consumo estable y atención sanitaria, más defensivos, resultó costoso en 2023 debido a la sobreponderación combinada de nuestras carteras globales en sectores que quedaron un 20% por detrás del índice durante el año. La otra cara de estas sobreponderaciones defensivas fue la infraponderación en las “7 Magníficas”, que dominaron el año, obteniendo una rentabilidad por encima del 60%: solo mantener una o dos de las siete en nuestras carteras afectó al comportamiento relativo. Nuestra filosofía actualmente nos impide invertir en varias de las “7 Magníficas”. La multinacional tecnológica estadounidense que se dedica al comercio electrónico (“e-commerce”) y la computación en la nube (entre otros ámbitos) no genera sistemáticamente un volumen significativo de flujo de caja libre una vez se resta la remuneración en acciones y tampoco ofrece rentabilidades decentes sobre el capital operativo. La red social estadounidense vio caer su beneficio por acción a futuro desde los 16 dólares de finales de 2021 a los 8 dólares a finales de 2022 para recuperarse nuevamente el pasado año, alejándose así de las dudas acerca de su gobierno y su modelo a largo plazo, mientras que la multinacional estadounidense del sector de la automoción y las energías limpias vio doblado el precio de sus acciones en 2023, si bien sus estimaciones de beneficios para el año cayeron a la mitad desde máximos. En otros ámbitos, las inquietudes tienen que ver más con las valoraciones. La compañía estadounidense de unidades de procesamiento de gráficos y sistemas de chips logró alcanzar una valoración de 27 veces los ingresos y el múltiplo de 30 veces de los beneficios a futuro de la afrutada multinacional tecnológica pareció pronunciado para una compañía que está teniendo dificultades para impulsar los ingresos y que depende de un único producto, incluso a pesar del positivo aumento de los ingresos por servicios recurrentes. Esto no quiere decir que estas compañías no vayan a generar rentabilidades excelentes de aquí en adelante, sino simplemente que no encajan en la metodología que sustenta a nuestras carteras de alta calidad, donde somos exigentes por partida doble, pues nos preocupa la sostenibilidad tanto de los beneficios como de los múltiplos. Atenernos con rigor a esta filosofía y esta metodología ha sido la base del éxito del “compounding” durante más de 25 años y tenemos la firme intención de continuar con ello. Le animamos a que haga lo mismo... así como que vea la película "La princesa prometida".

 
 

1 Fuente: FactSet
2 Fuente: Bloomberg
3 Alphabet, Amazon, Apple, Meta, Microsoft, Nvidia y Tesla.
4 Fuente: FactSet
5 Oficina Nacional de Análisis Económico de Estados Unidos
6 Fuente: FactSet

 
bruno.paulson
Managing Director
International Equity Team
 
 
Fondos destacados
 
 
 
 
 

Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Las acciones de compañías de pequeña y mediana capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados a inversiones en mercados desarrollados extranjeros. Los instrumentos derivados pueden incrementar las pérdidas de forma desproporcionada y tener un impacto significativo en el comportamiento. También pueden estar sujetos a riesgos de contraparte, liquidez, valoración, correlación y de mercado. Los títulos ilíquidos pueden ser más difíciles de vender y de valorar que los que cotizan en mercados organizados (riesgo de liquidez). Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad. Las estrategias ESG que incorporan inversión de impacto y/o factores medioambientales, sociales y de gobierno (ESG) podrían provocar que el comportamiento relativo de la inversión se desvíe de otras estrategias o índices de referencia generales del mercado, en función de que los sectores o las inversiones de que se trate gocen o no del favor del mercado. Por tanto, no se garantiza que las estrategias ESG vayan a traducirse en rentabilidades de inversión más favorables.

DEFINICIONES

El producto interior bruto (PIB) es el valor monetario de todos los bienes terminados y los servicios producidos dentro de las fronteras de un país en un periodo específico. Incluye todo el consumo de los sectores privado y público, los desembolsos de las administraciones públicas, las inversiones y las exportaciones netas.

El índice de directores de compras (PMI) es un indicador de la salud económica del sector manufacturero. El PMI es un índice que se basa en cinco indicadores principales: pedidos nuevos, niveles de existencias, producción, entregas de proveedores y situación del empleo.

El índice MSCI World es un índice ponderado por capitalización bursátil ajustada por las acciones en libre circulación que tiene por objeto medir la rentabilidad de las bolsas de mercados desarrollados de todo el mundo. La expresión ""en libre circulación"" designa la proporción de las acciones en circulación que se consideran disponibles para su compra por los inversores en los mercados bursátiles. La evolución del índice se expresa en USD y supone que los dividendos netos se reinvierten.

Índice S&P 500

El índice S&P 500® mide la rentabilidad del segmento de gran capitalización del mercado de renta variable estadounidense, cubriendo aproximadamente el 75% de dicho mercado. El índice incluye 500 compañías punteras de sectores líderes de la economía estadounidense.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente en periodos de retrocesos en el mercado.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia concreta incluyen diversos títulos que pueden no seguir necesariamente la rentabilidad de un índice concreto. Se requiere un nivel mínimo de activos.

Para obtener información importante sobre los gestores de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Los puntos de vista y las opiniones y/o los análisis expresados pertenecen al autor o al equipo de inversión en la fecha de elaboración de este documento, podrán variar en cualquier momento sin previo aviso debido a las condiciones del mercado o económicas y podrían no llegar a materializarse. Además, tales opiniones no se actualizarán o revisarán de otro modo con el fin de recoger la información disponible o las circunstancias existentes y los cambios que se produzcan después de la fecha de publicación. Las opiniones expresadas no reflejan las de todo el personal de inversión de Morgan Stanley Investment Management (MSIM) ni los de sus sociedades dependientes o filiales (en conjunto "la firma") y podrían no plasmarse en todos los productos y las estrategias que esta ofrece.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores o el equipo de inversión. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto o estrategia concretos que ofrece la firma. Los resultados futuros pueden diferir significativamente dependiendo de factores tales como cambios en los títulos, los mercados financieros o las condiciones económicas en general.

Este documento se ha preparado sobre la base de información disponible de forma pública, datos desarrollados internamente y otras fuentes externas consideradas fiables. Sin embargo, no se formula declaración alguna con respecto a su exactitud y la firma no ha buscado verificar de forma independiente la información obtenida de fuentes públicas y de terceros.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y toda la información provista se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión determinada. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe sobre las consecuencias fiscales de tal inversión.

Los diagramas y los gráficos que se recogen en este documento se proporcionan con fines meramente ilustrativos. La rentabilidad histórica no es garantía de resultados futuros.

Los índices no están gestionados y no incluyen gastos, comisiones o gastos de suscripción. No es posible invertir directamente en un índice. La propiedad intelectual de los índices que se mencionan en este documento (incluidas las marcas comerciales registradas) corresponde a sus concedentes de licencia. Los concedentes de licencia no patrocinan, respaldan, venden ni promocionan en modo alguno ningún producto basado en índices, por lo que no tendrán responsabilidad alguna a este respecto.

Este documento no es un producto del departamento de análisis de Morgan Stanley y no debe considerarse un documento de análisis o una recomendación basada en análisis.

La firma no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables. Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. La firma no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

Este documento podrá traducirse a otros idiomas. Cuando se haga tal traducción, la versión en inglés se considerará definitiva. En caso de discrepancias entre la versión en inglés y cualquier versión de este documento en otro idioma, prevalecerá la versión en inglés.

La totalidad o parte de este documento no puede ser reproducida, copiada, modificada, utilizada para crear un trabajo derivado, ejecutada, mostrada, publicada, cargada, objeto de licencia, enmarcada, distribuida o transmitida directa o indirectamente ni cualquiera de sus contenidos divulgados a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de la firma. Este documento no puede ser objeto de enlace a menos que el hipervínculo sea para uso personal y no comercial. Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor y demás leyes aplicables.

Morgan Stanley Investment Management es la división de gestión de activos de Morgan Stanley.

DISTRIBUCIÓN

Este documento se dirige exclusivamente a personas que residan en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneren las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

MSIM, división de gestión de activos de Morgan Stanley (NYSE: MS), y sus filiales disponen de acuerdos a fin de comercializar los productos y servicios de cada compañía.  Cada filial de MSIM está regulada según corresponda en la jurisdicción en la que opera. Las filiales de MSIM son: Eaton Vance Management (International) Limited, Eaton Vance Advisers International Ltd, Calvert Research and Management, Eaton Vance Management, Parametric Portfolio Associates LLC y Atlanta Capital Management LLC.

Este documento lo ha emitido una o más de las siguientes entidades:

EMEA

Este documento se dirige únicamente a clientes profesionales/acreditados.

En la UE, los documentos de MSIM y Eaton Vance los emite MSIM Fund Management (Ireland) Limited (“FMIL”). FMIL está regulada por el Banco Central de Irlanda y está constituida en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de registro 616661 y tiene su domicilio social en 24-26 City Quay, Dublín 2, DO2 NY19 (Irlanda).

Fuera de la UE, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley Investment Management Limited (MSIM Ltd.), autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA.

En Suiza, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley & Co. International plc, London (Zurich Branch). Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht ("FINMA"). Domicilio social: Beethovenstraße 33, 8002 Zúrich (Suiza).

Fuera de Estados Unidos y la UE, los documentos de Eaton Vance los emite Eaton Vance Management (International) Limited (“EVMI”) 125 Old Broad Street, Londres EC2N 1AR (Reino Unido), que está autorizada y regulada en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera.

Italia: MSIM FMIL (Milan Branch) (Sede Secondaria di Milano), Palazzo Serbelloni, Corso Venezia 16, 20121 Milán (Italia). Países Bajos: MSIM FMIL (Amsterdam Branch), Rembrandt Tower, 11th Floor, Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Francia: MSIM FMIL (Paris Branch), 61 rue de Monceau, 75008 París (Francia). España: MSIM FMIL (Madrid Branch), calle Serrano 55, 28006 Madrid (España). Alemania: MSIM FMIL Frankfurt Branch, Große Gallusstraße 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Dinamarca: MSIM FMIL (Copenhagen Branch), Gorrissen Federspiel, Axel Towers, Axeltorv 2, 1609 Copenhague V (Dinamarca).

ORIENTE MEDIO

Dubái: MSIM Ltd (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158).

Este documento se distribuye en Dubai International Financial Centre por Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office), entidad regulada por la Autoridad de servicios financieros de Dubái (“DFSA”). Tiene como único fin su uso por clientes profesionales y contrapartes de mercado. Este documento no tiene como fin su distribución a clientes minoristas, que no deberán basar sus decisiones en la información que aquí se recoge.

Este documento se refiere a un producto financiero que no ha sido regulado ni aprobado de ninguna manera por la DFSA. La DFSA no tiene la responsabilidad de revisar o verificar ningún documento en relación con este producto financiero. Por consiguiente, la DFSA no ha aprobado este documento ni cualquier otro conexo ni ha tomado ninguna medida orientada a verificar la información recogida en este documento, por el que carece de responsabilidad. El producto financiero al que se refiere este documento puede no ser líquido y su reventa o su transmisión pueden estar supeditadas a restricciones. Los inversores potenciales deben llevar a cabo su propio procedimiento de diligencia debida en relación con el producto financiero. Si no comprende el contenido de este documento, consulte a un asesor financiero autorizado.

Estados Unidos

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

América Latina (Brasil, Chile Colombia, México, Perú y Uruguay)

Este documento se destina a que lo utilicen exclusivamente inversores institucionales o inversores aptos. Toda la información aquí incluida es confidencial y tiene como único fin su uso y su análisis por el destinatario legítimo, que no podrá facilitarse a terceros. Este documento se facilita con fines meramente informativos y no constituye oferta pública, invitación o recomendación para comprar o vender cualquier producto, servicio, valor o estrategia. Las decisiones de invertir solo se deben tomar después de leer la documentación de la estrategia y de llevar a cabo un procedimiento de diligencia debida en profundidad e independiente.

ASIA-PACÍFICO

Hong Kong: Este documento lo difunde Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento lo difunde Morgan Stanley Investment Management Company y no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación.   Australia: Este documento lo facilitan Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Ltd ABN 22122040037, AFSL n.º 314182 y sus filiales y no constituye oferta de derechos. Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited dispone la prestación de servicios financieros por filiales de MSIM a clientes mayoristas australianos. Solo se ofrecerán derechos en circunstancias en que no se requiera comunicación al respecto con arreglo a la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth) (la "Ley de sociedades"). No se pretende que ninguna oferta de derechos constituya una oferta de derechos en circunstancias en que se requiera comunicación conforme a la Ley de sociedades y solo se realizará a personas que reúnan los criterios para ser consideradas "clientes mayoristas" (según la definición que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades). Este documento no se depositará ante la Comisión de valores e inversiones de Australia.

Japón

En el caso de los inversores profesionales, este documento se facilita o se distribuye solo con fines informativos. En el caso de aquellas personas que no sean inversores profesionales, este documento se distribuye en relación con el negocio de Morgan Stanley Investment Management (Japan) Co., Ltd. (“MSIMJ”) con respecto a contratos de gestión discrecional de inversiones y contratos de asesoramiento de inversiones.  Este documento no se concibe como una recomendación o una invitación para llevar a cabo operaciones ni ofrece ningún instrumento financiero concreto. En virtud de un contrato de gestión de inversiones, con respecto a la gestión de activos de un cliente, el cliente ordena políticas de gestión básicas por adelantado y encarga a MSIMJ que tome todas las decisiones de inversión con base en un análisis del valor de los títulos, entre otros factores, y MSIMJ acepta dicho encargo. El cliente deberá delegar en MSIMJ las facultades necesarias para realizar inversiones. MSIMJ ejerce las facultades delegadas con base en las decisiones de inversión de MSIMJ y el cliente se abstendrá de emitir instrucciones concretas.  Todos los beneficios y las pérdidas de inversión pertenecen a los clientes; el capital principal no está garantizado. Antes de invertir, estudie los objetivos de inversión y la naturaleza de los riesgos. Se aplicará una comisión de asesoramiento de inversiones por contratos de asesoramiento de inversiones o contratos de gestión de inversiones, en proporción al plazo del contrato y en función de la cantidad de activos objeto del contrato, multiplicada por cierto tipo (como máximo, del 2,20% anual, impuestos incluidos). En el caso de algunas estrategias, puede aplicarse una comisión de contingencia, además de la comisión que se menciona anteriormente. También puede incurrirse en gastos indirectos, como comisiones de intermediación de valores registrados. Dado que estos gastos y comisiones varían en función del contrato y otros factores, MSIMJ no puede indicar los tipos, los límites máximos, etc. por adelantado. Todos los clientes deben leer minuciosamente los documentos que se facilitan antes de la suscripción de un contrato antes de formalizarlo. Este documento lo distribuye en Japón MSIMJ, sociedad inscrita con el número 410 (Dirección de la oficina financiera local de Kanto [sociedades de instrumentos financieros]), afiliación: Japan Securities Dealers Association, Investment Trusts Association, Japan, Japan Investment Advisers Association y Type II Financial Instruments Firms Association.

 

Esta es una comunicación con fines comerciales.

Es importante que los usuarios lean las Condiciones de uso antes de proceder, ya que explican ciertas restricciones legales y reglamentarias aplicables a la difusión de la información relativa a los productos de inversión de Morgan Stanley Investment Management.

Los servicios descritos en este sitio web pueden no estar disponibles en todas las jurisdicciones o para todas las personas. Para obtener más información, consulte nuestras Condiciones de uso.


Privacidad    •    Condiciones de uso

©  Morgan Stanley. Reservados todos los derechos.