Insight Article Desktop Banner
 
 
Global Equity Observer
  •  
noviembre 27, 2023

Remuneración de los directivos: “enséñame los incentivos y yo te enseñaré el resultado”

Insight Video Mobile Banner
 
noviembre 27, 2023

Remuneración de los directivos: “enséñame los incentivos y yo te enseñaré el resultado”


Global Equity Observer

Remuneración de los directivos: “enséñame los incentivos y yo te enseñaré el resultado”

Share Icon

noviembre 27, 2023

 
 

El capitalismo moderno sufre del problema “principal-agent" por los diferentes intereses de los propietarios de activos frente a los ejecutivos de las empresas que los gestionan. El ámbito de la remuneración de ejecutivos, con sus complejos paquetes de bonificaciones y acciones por objetivos, ha tratado de evolucionar para ajustar los intereses de las dos partes.

 
 

El sector de pagos sin duda ha conseguido elevar las recompensas para los consejeros delegados, quienes según Economic Policy Institute reciben una remuneración 344 veces mayor que las de un trabajador habitual, lo cual contrasta con las 21 veces de 19651. Nosotros diríamos que aún quedan avances hasta llegar a igualar esta remuneración extra de los ejecutivos con una mejor alineación de los intereses.

Como inversores a largo plazo, queremos que las compañías de nuestros clientes posean planes que alienten una filosofía a largo plazo frente al oportunismo a corto plazo. A fin de cuentas, estamos de acuerdo con la afirmación de Charlie Munger de que los incentivos determinan los resultados. Nuestro temor es que unos incentivos equivocados, por ejemplo, un hincapié excesivo en los beneficios por acción (BPA), puedan animar a los equipos directivos a tomar decisiones que impulsen las ganancias a corto plazo, pero a costa de la capacidad de las compañías de revalorizarse y potenciar sus beneficios a largo plazo. Así podría ser si una compañía de consumo decide recortar su publicidad o llevar a cabo grandes adquisiciones que, si bien podrían “inflar la compañía”, por ejemplo, al impulsar los BPA a corto plazo, conlleven el despliegue de una gran cantidad de capital a rentabilidades muy bajas. Sin embargo, cuando la remuneración se gestiona de manera eficaz, sincroniza las conductas de los responsables de la toma de decisiones con los objetivos de la compañía, alentando mejores resultados y beneficios a largo plazo para los accionistas.

Como resultado, nos tomamos el proceso muy en serio, utilizando nuestro marco de puntuación “Pay X-Ray” para evaluar mecanismos de remuneración, implicándonos con los consejos para mejorarlos y votando en su contra cuando las estructuras no nos satisfacen. Nuestros intentos de cambiar los mecanismos de pago en beneficio de los accionistas cuentan con el respaldo de nuestro equipo capacitado y las concentradas posiciones a largo plazo en las compañías que abarcamos. Esto nos permite invertir el esfuerzo y el tiempo necesarios para mejorar los mecanismos de pago y acceder a los consejos de administración para justificar nuestras posturas. Contamos con un amplio historial de éxitos, a menudo, tras años de discusión, lo cual demuestra que la perseverancia puede dar sus frutos. A fin de cuentas, llevamos más de 20 años hablando con las compañías sobre cómo incentivan a sus ejecutivos, desde mucho antes de que saliera a la luz el concepto de la inversión consciente con factores medioambientales, sociales y de gobierno (ESG).

 
 

Plantear las preguntas correctas

Si bien no existe una fórmula mágica que se pueda aplicar de manera uniforme a compañías de todos los sectores e industrias, hemos establecido algunos principios basados en nuestra amplia experiencia de implicación con las compañías acerca de la remuneración, a cargo del equipo de inversión. Nos decantamos por los sistemas de incentivos que alinean los objetivos e intereses de los accionistas y que se estructuran sobre objetivos de rendimiento sensatos y disciplinados que no se pueden manipular fácilmente a corto plazo. Más allá de los datos técnicos de cada indicador, las preguntas fundamentales que los inversores deberían plantear son:

  • ¿Qué tipo de conductas incentiva el mecanismo, a corto o a largo plazo?
  • ¿Los incentivos son equilibrados y tienen sentido en vista de la naturaleza de la compañía, por ejemplo, un negocio maduro con incentivos para crecer a costa de la rentabilidad? ¿Se incentiva a una compañía de crecimiento para que invierta menos de lo necesario, perdiéndose así oportunidades de crecimiento?
  • ¿Cómo podría utilizarse la remuneración de los ejecutivos en beneficio de los equipos directivos? ¿Puede un parámetro aparentemente adecuado tener efectivos colaterales negativos (por ejemplo, que un indicador fundamental de la evolución de los flujos de efectivo desincentive la inversión en inmovilizado necesaria)?
  • ¿Podemos controlar la conducta de los equipos directivos para identificar si el mecanismo no funciona o si se abusa de él?
 
 

Analizar la remuneración con Pay X-Ray

Creamos “Pay X-Ray” hace algunos años como marco para llevar a cabo un análisis integral y riguroso de los mecanismos de cada compañía. Utilizamos proveedores de datos sobre delegación de voto como recursos para nuestras iniciativas, pero en ningún caso nos vinculan sus recomendaciones, dado nuestro profundo conocimiento de las compañías y sus equipos directivos. “Pay X-Ray” divide el detalle de la puntuación de los mecanismos de las compañías en los cuatro conjuntos que se muestran a continuación.

  1. Parámetros de rentabilidad: ¿En base a qué se paga a los equipos directivos?
    Existen varias medidas por las que nos decantamos, como el crecimiento orgánico, el margen y los flujos de caja libre. El equilibrio ideal entre ellas dependerá de la situación estratégica de la compañía, por ejemplo, si un bajo crecimiento es compensado por una mejora de los márgenes. En el caso de las compañías de consumo, preferimos que los parámetros de beneficios o márgenes prevalezcan frente a los costes de publicidad y promoción, para eliminar el incentivo de rebajar en publicidad para alcanzar objetivos de beneficio a corto plazo. En general, nos interesa ver que el retorno sobre el capital se incluya en los parámetros, pues obliga a los equipos directivos a valorar el capital y penaliza las adquisiciones con baja rentabilidad.

    Nos entusiasma menos la rentabilidad total para el accionista como métrica, en particular, al utilizar un índice general como elemento de comparación, pues buena parte responde a la evolución de un sector, no de una compañía. No somos fans del BPA, pues se puede ver impulsado por adquisiciones “infladas”, incluso con bajos retornos sobre el capital, o que apalancan a la compañía.
  2. Mecanismos de entrega de remuneración: ¿cómo se paga a los equipos directivos?
    En este sentido, preferimos que la compañía emita acciones en lugar de opciones, pues la asimetría de estas últimas puede favorecer una exposición excesiva al riesgo, en particular, cuando son “out of the money”. También queremos que esas recompensas sean acciones por objetivos, que exigen que los equipos directivos alcancen objetivos para obtener su recompensa, en lugar de meras acciones restringidas —“pay for stay”— , en que los equipos directivos simplemente tienen que evitar su despido para obtener sus beneficios.
  3. Periodo de consolidación: ¿cuándo se paga a los equipos directivos?
    Es un caso de "cuanto más tiempo, mejor", a nuestro juicio, pues fomenta que los equipos directivos procuren lograr el éxito a largo plazo de la compañía en lugar de simplemente alcanzar objetivos a corto plazo. Incluso un mecanismo con buenos parámetros de retribución se puede tornar inútil con un periodo de consolidación insuficientemente largo. También preferimos que la emisión de las acciones se retrase hasta después del final del periodo de medición de los objetivos. El sentido de esta preferencia resulta más evidente cuando los ejecutivos salen de las compañías: nos hemos enfrentado a casos en los que los equipos directivos han inflado el negocio para el momento de su salida, dejando la factura a sus sucesores posteriores.
  4. Chanchullos: ¿cuáles son los trucos de los equipos directivos?
    Además de los parámetros clave anteriores, nos preocupan los que nosotros denominamos "chanchullos", es decir, los juegos de los equipos directivos para obtener retribución. Se trata, por ejemplo, de cambiar los objetivos “ex post” cuando se den circunstancias adversas —rara vez se endurecen los objetivos cuando el entorno favorece a una compañía—, objetivos demasiados sencillos o situaciones en las que no se revelan las cifras, pagos “ex gratia” a los equipos directivos además de los mecanismos indicados y pagos ingentes por quiebra cuando se cesa a los equipos de dirección.
 
 

La implicación del equipo de inversión y los votos son herramientas cruciales

Buscamos compañías para conseguir una puntuación positiva en nuestro “Pay X-Ray”, pero también con señales de mejora. Los resultados nutren nuestra implicación con las compañías. Hasta el 25% de nuestros diálogos con las compañías desde comienzos de año (a 30 de septiembre de 2023) han abordado conservaciones sobre la remuneración de los ejecutivos. Como mencionábamos, tenemos el privilegio de acceder a los equipos directivos en vista de los significativos volúmenes que gestionamos en nuestras concentradas carteras: en nuestras carteras globales, mantenemos al menos el 0,5% de los activos en libre circulación de las compañías en el 70%-85% de las posiciones de nuestras estrategias. 

Además de hablar con las compañías sobre remuneración, votamos al respecto. En el primer semestre de 2023, votamos acerca de 244 propuestas sobre remuneración relativas a 78 de las compañías que mantenemos en las estrategias que gestionamos. Votamos en contra de 51 de ellas (el 21% de las ocasiones). Además, en el 47% de las ocasiones votamos en contra de la dirección al menos acerca de una propuesta sobre remuneración (37 compañías).

Los votos más habituales y a menudo de perfil alto implican aprobar la remuneración de los ejecutivos de la compañía; pueden referirse a casos concretos o al conjunto del equipo directivo, en función de la jurisdicción de la compañía. En vista de los altísimos importes que se manejan, creemos que la cantidad de la remuneración se tiene que evaluar tanto en términos absolutos como con respecto a los objetivos indicados. Se plantearon 79 propuestas de este tipo en las compañías que mantenemos en todas nuestras estrategias en el primer semestre de 2023 y votamos en contra de 35 de ellas (el 44% de las ocasiones).

No restringimos nuestras votaciones a los planes de remuneración. Si, después de haber votado en contra de una propuesta de remuneración, queremos subrayar nuestra opinión, también podemos, por ejemplo, votar en contra de la elección de los miembros del comité. En los primeros seis meses de 2023, votamos en contra de la elección del presidente del comité de remuneración de tres compañías por las dudas sobre sus planes de retribución. En el caso de una de esas compañías, fuimos más lejos: también votamos en contra de la elección de dos consejeros que eran miembros del comité de remuneración. 

La remuneración es un instrumento fundamental a la hora de incentivar a los equipos directivos para que trabajen en aras de los intereses a largo plazo de una compañía y sus accionistas, dado el problema “principal-agent”. Así pues, es clave para que los consejos y los equipos de dirección acierten en ese sentido y para que los inversores activos a largo plazo pidan cuentas a los consejos de las compañías por sus acciones a través de un programa de seguimiento, implicación y votación. Esta es la razón por la que nos tomamos tan en serio nuestras responsabilidades fiduciarias en este sentido.

 
 

1 Fuente: Informe de Economic Policy Institute sobre remuneración de los CEO en 2022. Publicado el 21 de septiembre de 2023.

 
bruno.paulson
Managing Director
International Equity Team
 
 
Fondos destacados
 
 
 
 
 

Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Las acciones de compañías de pequeña y mediana capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados a inversiones en mercados desarrollados extranjeros. Los instrumentos derivados pueden incrementar las pérdidas de forma desproporcionada y tener un impacto significativo en la rentabilidad. También pueden estar sujetos a riesgos de contraparte, liquidez, valoración, correlación y de mercado. Los títulos ilíquidos pueden ser más difíciles de vender y de valorar que los que cotizan en mercados organizados (riesgo de liquidez). Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad. Las estrategias ESG que incorporan inversión de impacto y/o factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) podrían provocar que la rentabilidad relativa de la inversión se desvíe de otras estrategias o índices de referencia generales del mercado, en función de que los sectores o las inversiones de que se trate gocen o no del favor del mercado. Por tanto, no se garantiza que las estrategias ESG vayan a traducirse en rentabilidades de inversión más favorables.

DEFINICIONES

El beneficio por acción (BPA) es la parte del beneficio de una empresa asignado a cada acción ordinaria en circulación.

El flujo de caja libre es una medida de la rentabilidad financiera de una compañía, calculada como el flujo de caja operativo menos los gastos de capital. Representa el efectivo que una compañía puede generar después de disponer del dinero requerido para mantener o expandir su base de activos.

El retorno sobre el capital mide la eficiencia de una compañía al asignar el capital que se encuentra bajo su control a inversiones rentables y se calcula dividiendo el resultado de explotación entre el capital total.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente en periodos de retrocesos en el mercado.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia concreta incluyen diversos títulos que pueden no seguir necesariamente la rentabilidad de un índice concreto. Se requiere un nivel mínimo de activos.

Para obtener información importante sobre los gestores de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Los puntos de vista y las opiniones y/o los análisis expresados pertenecen al autor o al equipo de inversión en la fecha de elaboración de este documento, podrán variar en cualquier momento sin previo aviso debido a las condiciones del mercado o económicas y podrían no llegar a materializarse. Además, tales opiniones no se actualizarán o revisarán de otro modo con el fin de recoger la información disponible o las circunstancias existentes y los cambios que se produzcan después de la fecha de publicación. Las opiniones expresadas no reflejan las de todo el personal de inversión de Morgan Stanley Investment Management (MSIM) ni los de sus sociedades dependientes o filiales (en conjunto "la firma") y podrían no plasmarse en todos los productos y las estrategias que esta ofrece.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores o el equipo de inversión. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto o estrategia concretos que ofrece la firma. Los resultados futuros pueden diferir significativamente dependiendo de factores tales como cambios en los títulos, los mercados financieros o las condiciones económicas en general.

Este documento se ha preparado sobre la base de información disponible de forma pública, datos desarrollados internamente y otras fuentes externas consideradas fiables. Sin embargo, no se formula declaración alguna con respecto a su exactitud y la firma no ha buscado verificar de forma independiente la información obtenida de fuentes públicas y de terceros.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y toda la información provista se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión determinada. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe sobre las consecuencias fiscales de tal inversión.

Los diagramas y los gráficos que se recogen en este documento se proporcionan con fines meramente ilustrativos. La rentabilidad histórica no es garantía de resultados futuros.

Los índices no están gestionados y no incluyen gastos, comisiones o gastos de suscripción. No es posible invertir directamente en un índice. La propiedad intelectual de los índices que se mencionan en este documento (incluidas las marcas comerciales registradas) corresponde a sus concedentes de licencia. Los concedentes de licencia no patrocinan, respaldan, venden ni promocionan en modo alguno ningún producto basado en índices, por lo que no tendrán responsabilidad alguna a este respecto.

Este documento no es un producto del departamento de análisis de Morgan Stanley y no debe considerarse un documento de análisis o una recomendación basada en análisis.

La firma no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables. Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. La firma no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

Este documento podrá traducirse a otros idiomas. Cuando se haga tal traducción, la versión en inglés se considerará definitiva. En caso de discrepancias entre la versión en inglés y cualquier versión de este documento en otro idioma, prevalecerá la versión en inglés.

La totalidad o parte de este documento no puede ser reproducida, copiada, modificada, utilizada para crear un trabajo derivado, ejecutada, mostrada, publicada, cargada, objeto de licencia, enmarcada, distribuida o transmitida directa o indirectamente ni cualquiera de sus contenidos divulgados a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de la firma. Este documento no puede ser objeto de enlace a menos que el hipervínculo sea para uso personal y no comercial. Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor y demás leyes aplicables.

Morgan Stanley Investment Management es la división de gestión de activos de Morgan Stanley.

DISTRIBUCIÓN

Este documento se dirige exclusivamente a personas que residan en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneren las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

MSIM, división de gestión de activos de Morgan Stanley (NYSE: MS), y sus filiales disponen de acuerdos a fin de comercializar los productos y servicios de cada compañía.  Cada filial de MSIM está regulada según corresponda en la jurisdicción en la que opera. Las filiales de MSIM son: Eaton Vance Management (International) Limited, Eaton Vance Advisers International Ltd, Calvert Research and Management, Eaton Vance Management, Parametric Portfolio Associates LLC y Atlanta Capital Management LLC.

Este documento lo ha emitido una o más de las siguientes entidades:

EMEA

Este documento se dirige únicamente a clientes profesionales/acreditados.

En la UE, los documentos de MSIM y Eaton Vance los emite MSIM Fund Management (Ireland) Limited (“FMIL”). FMIL está regulada por el Banco Central de Irlanda y está constituida en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de registro 616661 y tiene su domicilio social en 24-26 City Quay, Dublín 2, DO2 NY19 (Irlanda).

Fuera de la UE, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley Investment Management Limited (MSIM Ltd.), autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA.

En Suiza, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley & Co. International plc, London (Zurich Branch). Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht ("FINMA"). Domicilio social: Beethovenstraße 33, 8002 Zúrich (Suiza).

Fuera de Estados Unidos y la UE, los documentos de Eaton Vance los emite Eaton Vance Management (International) Limited (“EVMI”) 125 Old Broad Street, Londres EC2N 1AR (Reino Unido), que está autorizada y regulada en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera.

Italia: MSIM FMIL (Milan Branch) (Sede Secondaria di Milano), Palazzo Serbelloni, Corso Venezia 16, 20121 Milán (Italia). Países Bajos: MSIM FMIL (Amsterdam Branch), Rembrandt Tower, 11th Floor, Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Francia: MSIM FMIL (Paris Branch), 61 rue de Monceau, 75008 París (Francia). España: MSIM FMIL (Madrid Branch), calle Serrano 55, 28006 Madrid (España). Alemania: MSIM FMIL Frankfurt Branch, Große Gallusstraße 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Dinamarca: MSIM FMIL (Copenhagen Branch), Gorrissen Federspiel, Axel Towers, Axeltorv 2, 1609 Copenhague V (Dinamarca).

ORIENTE MEDIO

Dubái : MSIM Ltd (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158).

Este documento se distribuye en Dubai International Financial Centre por Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office), entidad regulada por la Autoridad de servicios financieros de Dubái (“DFSA”). Tiene como único fin su uso por clientes profesionales y contrapartes de mercado. Este documento no tiene como fin su distribución a clientes minoristas, que no deberán basar sus decisiones en la información que aquí se recoge.

Este documento se refiere a un producto financiero que no ha sido regulado ni aprobado de ninguna manera por la DFSA. La DFSA no tiene la responsabilidad de revisar o verificar ningún documento en relación con este producto financiero. Por consiguiente, la DFSA no ha aprobado este documento ni cualquier otro conexo ni ha tomado ninguna medida orientada a verificar la información recogida en este documento, por el que carece de responsabilidad. El producto financiero al que se refiere este documento puede no ser líquido y su reventa o su transmisión pueden estar supeditadas a restricciones. Los inversores potenciales deben llevar a cabo su propio procedimiento de diligencia debida en relación con el producto financiero. Si no comprende el contenido de este documento, consulte a un asesor financiero autorizado.

Estados Unidos

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

América Latina (Brasil, Chile Colombia, México, Perú y Uruguay)

Este documento se destina a que lo utilicen exclusivamente inversores institucionales o inversores aptos. Toda la información aquí incluida es confidencial y tiene como único fin su uso y su análisis por el destinatario legítimo, que no podrá facilitarse a terceros. Este documento se facilita con fines meramente informativos y no constituye oferta pública, invitación o recomendación para comprar o vender cualquier producto, servicio, valor o estrategia. Las decisiones de invertir solo se deben tomar después de leer la documentación de la estrategia y de llevar a cabo un procedimiento de diligencia debida en profundidad e independiente.

ASIA-PACÍFICO

Hong Kong: Este documento lo difunde Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento lo difunde Morgan Stanley Investment Management Company y no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación.   Australia: Este documento lo facilitan Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Ltd ABN 22122040037, AFSL n.º 314182 y sus filiales y no constituye oferta de derechos. Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited dispone la prestación de servicios financieros por filiales de MSIM a clientes mayoristas australianos. Solo se ofrecerán derechos en circunstancias en que no se requiera comunicación al respecto con arreglo a la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth) (la "Ley de sociedades"). No se pretende que ninguna oferta de derechos constituya una oferta de derechos en circunstancias en que se requiera comunicación conforme a la Ley de sociedades y solo se realizará a personas que reúnan los criterios para ser consideradas "clientes mayoristas" (según la definición que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades). Este documento no ha sido depositado ante la Comisión australiana de valores e inversiones.

 

Esta es una comunicación con fines comerciales.

Es importante que los usuarios lean las Condiciones de uso antes de proceder, ya que explican ciertas restricciones legales y reglamentarias aplicables a la difusión de la información relativa a los productos de inversión de Morgan Stanley Investment Management.

Los servicios descritos en este sitio web pueden no estar disponibles en todas las jurisdicciones o para todas las personas. Para obtener más información, consulte nuestras Condiciones de uso.


Privacidad    •    Condiciones de uso

©  Morgan Stanley. Reservados todos los derechos.