Insight Article Desktop Banner
 
 
Global Equity Observer
  •  
agosto 13, 2021

Retorno a lo básico

Insight Video Mobile Banner
 
agosto 13, 2021

Retorno a lo básico


Global Equity Observer

Retorno a lo básico

Share Icon

agosto 13, 2021

 
 

Un importe de 10.000 USD que crece a una tasa anualizada del 8% anual se convertiría en 14.693 USD en cinco años y 21.589 USD en 10 años y cuadriplicaría su valor con creces en 20 años hasta alcanzar 46.610 USD, lo que supone una fuerte revalorización real del capital1. Esta revalorización o compounding es fundamental para lograr el éxito en inversión a largo plazo, siempre que se tenga la paciencia necesaria. 

 
 

Si bien la tasa de compounding importa, la clave radica en la capacidad de seguir logrando dicha revalorización. Esta es la razón por la que procuramos mantener compañías con rentabilidades elevadas y sostenibles sobre su capital operativo, pues, según nuestra experiencia, muestran las mejores características de revalorización.

Las cosas que importan

Existen algunos atributos clave esenciales para lograr estos rendimientos elevados y sostenibles: capacidad de fijación de precios, activos intangibles difíciles de replicar con altas barreras de entrada y una presencia líder en sectores y categorías con oportunidades de crecimiento sólido a largo plazo. También es fundamental un equipo directivo capaz de asignar capital de manera eficiente para impulsar este crecimiento y bregar con el cambio, siempre disruptivo; no se puede lograr el compounding si no se logra crecimiento.

La capacidad de fijación de precios es importante por dos razones. En primer lugar, puede ofrecer protección tanto en condiciones inflacionarias como deflacionarias; permite traspasar la inflación de los costes de los insumos al consumidor final si aumentan los costes de los bienes y mantener sus precios si estos costes impulsados por las materias primas disminuyen. En segundo lugar, significa que se podría controlar mejor el margen de beneficio bruto, ya que se puede mantener estable. Un margen bruto elevado (nuestras carteras globales promedian el 50% en comparación con el 26% del mercado en general) es el indicador de la capacidad de fijación de precios. Por definición, si no se pueden compensar las condiciones inflacionarias o deflacionarias, no se podrá mantener un margen bruto elevado.

Los márgenes brutos elevados respaldan un crecimiento sostenible. A modo de ejemplo, analicemos cierta compañía francesa líder en el sector de la belleza. Su margen bruto es del 70% y su margen operativo es del 20%. Esto significa que el 50% de sus ventas son costes operativos (70% menos 20%). Estos costes operativos son el motor de la innovación, las ventas, el marketing y la investigación y el desarrollo. Eso supone que la compañía puede gastar, y así lo hace, el 30% de sus ingresos solo en marketing, respaldando y desarrollando sus marcas líderes en el mundo. La compañía promedio simplemente no puede competir, dado que dispone de un margen bruto del 26%. Si la compañía promedio gastara el 30% de los ingresos en marketing, incurriría en una pérdida inmediata. Por tanto, los márgenes brutos elevados posibilitan dos cosas: permiten mantener altas barreras de entrada y sostienen unos beneficios estables.

Los activos intangibles difíciles de replicar revisten una gran importancia porque conllevan altas barreras de entrada y durabilidad. Las marcas de consumo preferidas, desde calzado deportivo hasta champú, han invertido normalmente durante muchos años en la elaboración y el posicionamiento de la marca, ajustándola a la evolución de los gustos, manteniéndola relevante y deseable y garantizando un fácil acceso en tiendas físicas y online. Los negocios de software tecnológico líderes a escala mundial han construido plataformas tan sólidas —entrelazadas en el núcleo de todo lo que hacemos tanto profesionalmente como personalmente— que los costes de cambiar nos desalientan de buscar una alternativa. ¿Por qué asumir el riesgo y el coste? Y ¿existe en todo caso una alternativa a la que cambiarse? Siempre que el proveedor nos proporcione lo que funciona e innove para seguir siendo relevante, no habrá cambio alguno. Por supuesto, aparecerán disruptores, especialmente en tecnología, pero, por lo general, la disrupción ayuda a impulsar el negocio de las compañías más poderosas. Los nuevos partícipes del ámbito de los pagos digitales utilizan los canales de las compañías de tarjetas de débito y crédito consolidadas, es decir: los nuevos partícipes se benefician de la infraestructura existente. Los desarrolladores de juegos, aplicaciones y medios sociales escriben para los proveedores consolidados de sistemas operativos para dispositivos móviles y equipos de escritorio: los necesitan.

Invertimos en compañías capaces de crecer de forma sostenible a largo plazo, con un crecimiento basado en fundamentales sólidos a precios justificados. No asumimos el riesgo de expectativas muy altas de crecimiento, independientemente del precio, ni emocionantes negocios vanguardistas con una perspectiva lejana de obtener beneficios o que prometan una nueva forma de hacer las cosas. Queremos asegurarnos de que los sectores y las categorías en que se encuentran o se están desarrollando nuestras compañías tengan una hoja de ruta genuina para el crecimiento a largo plazo. Por ejemplo, nuestra cartera aúna oportunidades atractivas en pagos digitales, redes corporativas, belleza y cuidado personal, tecnología médica, software financiero y comercial, salud e higiene, así como soluciones medioambientales, todo ello, respaldado por productos líderes consolidados a escala mundial.

Y los elementos que no se pueden ignorar

Para salvaguardar aún más el potencial del compounding, a lo largo de nuestro proceso de inversión, valoramos los riesgos y las oportunidades sustanciales que las cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) pueden plantear para la sostenibilidad de los rendimientos. Ignorar, por ejemplo, el impacto del cambio climático y la necesidad de descarbonización podría mermar la ventaja competitiva y la reputación de una compañía al mismo tiempo. No desarrollar un valor de marca que se dirija a los consumidores que desean, por ejemplo, una procedencia natural, envases reciclables, una menor huella de carbono o un etiquetado informativo, supone no salvaguardar el negocio. No invertir en un marco apropiado para afrontar el riesgo de ciberseguridad podría comprometer significativamente las operaciones y los beneficios. No optimizar una cultura corporativa cualificada al descuidar el fomento de la diversidad y la inclusión es una señal de mayor riesgo para la compañía. Ponemos de relieve estas conversaciones a través de la implicación con la compañía en lugar de formar una opinión utilizando solo puntuaciones o datos de terceros.

¿Dónde se puede fallar? Las rentabilidades no seguirán siendo elevadas y sostenibles si los equipos directivos que controlan la asignación del capital de los accionistas lo hacen de manera imprudente. Las compañías altamente rentables que requieren un capital limitado –porque se ven impulsadas por sus activos intangibles– producen niveles significativos de flujo de caja libre y disponen de balances sólidos que desplegar. Esta capacidad financiera podría suponer un riesgo en manos equivocadas. En esencia, se puede gastar mucho dinero muy rápidamente al precio incorrecto por los activos equivocados y por las razones erróneas. El equipo directivo podría estar tratando de enmascarar una ralentización del crecimiento orgánico o acelerando el crecimiento de los beneficios a corto plazo (si sus miembros tienen incentivos para hacerlo) o puede que haya conseguido el activo correcto, pero a un coste muy alto.

¿Cómo podemos controlar esta situación? A través del análisis fundamental y la implicación. Buscamos entender si su estructura de incentivos pone en riesgo el comportamiento a corto plazo. Cuando podemos, nos reunimos con el equipo directivo para comprender qué piensa sobre la asignación de capital (dónde, cómo y por qué) y cómo lo han asignado en el pasado y llegamos a nuestra propia conclusión en cuanto al riesgo o la oportunidad. Mantener posiciones a largo plazo con una rotación de cartera muy baja facilita este diálogo continuo.

En un mundo donde el parloteo diario sobre cuestiones financieras incluye cuestiones como las gráficas de puntos, hablar sobre la retirada gradual de estímulos, el empleo no agrícola, el descontrol de las criptomonedas, la gestión de los estímulos, el hidrógeno o los iones de litio, una inflación transitoria o persistente, los viajes comerciales al espacio, que las malas noticias sean buenas y que las buenas sean malas, resulta fácil distraerse de los factores que determinan los elementos clave para las rentabilidades a largo plazo: el poder del compounding. Eso es en lo que nos centramos incansablemente: poseer y verificar y comprobar una y otra vez que disponemos de una cartera de esas escasas compañías con la capacidad de revalorizarse con un retorno elevado y sostenible sobre su capital operativo

 
 

El ejemplo que se muestra reviste solo fines ilustrativos y no representa los rendimientos reales del mercado. Los datos se han elegido para transmitir el concepto de compounding. Los resultados son hipotéticos.


 
 

Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos, como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Las acciones de compañías de pequeña y mediana capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados a inversiones en mercados desarrollados extranjeros. Los instrumentos derivados pueden incrementar las pérdidas de forma desproporcionada y tener un impacto significativo en la rentabilidad. También pueden estar sujetos a riesgos de contraparte, liquidez, valoración, correlación y de mercado. Los títulos ilíquidos pueden ser más difíciles de vender y de valorar que los que cotizan en mercados organizados (riesgo de liquidez). Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad. Las estrategias ESG que incorporan inversión de impacto y/o factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) podrían provocar que la rentabilidad relativa de la inversión se desvíe de otras estrategias o índices de referencia generales del mercado, en función de que los sectores o las inversiones de que se trate gocen o no del favor del mercado. Por tanto, no se garantiza que las estrategias ESG vayan a traducirse en rentabilidades de inversión más favorables.

 
william.lock
Head of International Equity Team
International Equity Team
 
alistair.corden.lloyd
Executive Director
 
 
Featured Funds
 
 
 
 
 

DISTRIBUCIÓN

Esta comunicación se dirige exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneran las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

Irlanda: MSIM Fund Management (Ireland) Limited. Domicilio social: The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson's Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda). Inscrita en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de sociedad 616661. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está regulada por el Banco Central de Irlanda. Reino Unido:Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA, autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Dubái:Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái, 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158). Alemania: MSIM Fund Management (Ireland) Limited Niederlassung Deutschland, Grosse Gallusstrasse 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Italia: MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano) es una sucursal de MSIM Fund Management (Ireland) Limited, sociedad inscrita en Irlanda, regulada por el Banco Central de Irlanda y con domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson’s Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda). MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano), con sede en Palazzo Serbelloni, Corso Venezia, 16, 20121 Milán (Italia), se encuentra inscrita en Italia con el número de sociedad y de IVA 11488280964. Países Bajos: MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Rembrandt Tower, 11th Floor, Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Teléfono: 31 2-0462-1300. Morgan Stanley Investment Management es una sucursal de MSIM Fund Management (Ireland) Limited. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está regulada por el Banco Central de Irlanda. Francia: MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Paris Branch es una sucursal de MSIM Fund Management (Ireland) Limited, sociedad inscrita en Irlanda, regulada por el Banco Central de Irlanda y con domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson’s Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda). MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Paris Branch, con domicilio social en 61 rue de Monceau, 75008 Paris (Francia), se encuentra inscrita en Francia con el número de sociedad 890 071 863. España:MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Sucursal en España es una sucursal de MSIM Fund Management (Ireland) Limited, sociedad inscrita en Irlanda, regulada por el Banco Central de Irlanda y con domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson’s Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda). MSIM Fund Management (Ireland) Limited, Sucursal en España, con domicilio social en Calle Serrano 55, 28006, Madrid (España), se encuentra inscrita en España, con número de identificación fiscal W0058820B.   Suiza: Morgan Stanley & Co. International plc, London, Zurich Branch. Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht (“FINMA”). Inscrita en el registro mercantil de Zúrich con el número CHE-115.415.770. Domicilio social: Beethovenstrasse 33, 8002 Zúrich (Suiza). Teléfono +41 (0) 44 588 1000. Fax: +41(0) 44 588 1074.

Estados Unidos:

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia. Se requiere un nivel mínimo de activos. Para obtener información importante sobre el gestor de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos, las comisiones y los gastos de los fondos. En los folletos, figuran esta y otra información sobre los fondos. Para obtener un ejemplar del folleto, descárguelo en morganstanley.com/im o llame al 1-800-548-7786. Lea el folleto detenidamente antes de invertir.

Morgan Stanley Distribution, Inc. actúa como distribuidor de los fondos de Morgan Stanley.

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

Hong Kong: Este documento lo emite Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación. Australia: Esta publicación la distribuye en Australia Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited, ACN: 122040037, AFSL n.º 314182, que acepta la responsabilidad de su contenido. Esta publicación y cualquier acceso a ella están dirigidos exclusivamente a “clientes mayoristas”, según el significado que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades (Corporations Act) de Australia.

Japón: En el caso de los inversores profesionales, este documento se facilita o se distribuye solo con fines informativos. En el caso de aquellas personas que no sean inversores profesionales, este documento se distribuye en relación con el negocio de Morgan Stanley Investment Management (Japan) Co., Ltd. (“MSIMJ”) con respecto a contratos de gestión discrecional de inversiones y contratos de asesoramiento de inversiones. Este documento no se concibe como una recomendación o una invitación para llevar a cabo operaciones ni ofrece ningún instrumento financiero concreto. En virtud de un contrato de gestión de inversiones, con respecto a la gestión de activos de un cliente, el cliente ordena políticas de gestión básicas por adelantado y encarga a MSIMJ que tome todas las decisiones de inversión con base en un análisis del valor de los títulos, entre otros factores, y MSIMJ acepta dicho encargo. El cliente deberá delegar en MSIMJ las facultades necesarias para realizar inversiones. MSIMJ ejerce las facultades delegadas con base en las decisiones de inversión de MSIMJ y el cliente se abstendrá de emitir instrucciones concretas. Todos los beneficios y las pérdidas de inversión pertenecen a los clientes; el capital principal no está garantizado. Antes de invertir, estudie los objetivos de inversión y la naturaleza de los riesgos. Se aplicará una comisión de asesoramiento de inversiones por contratos de asesoramiento de inversiones o contratos de gestión de inversiones, en proporción al plazo del contrato y en función de la cantidad de activos objeto del contrato, multiplicada por cierto tipo (como máximo, del 2,20% anual, impuestos incluidos). En el caso de algunas estrategias, puede aplicarse una comisión de contingencia, además de la comisión que se menciona anteriormente. También puede incurrirse en gastos indirectos, como comisiones de intermediación de valores registrados. Dado que estos gastos y comisiones varían en función del contrato y otros factores, MSIMJ no puede indicar los tipos, los límites máximos, etc. por adelantado. Todos los clientes deben leer minuciosamente los documentos que se facilitan antes de la suscripción de un contrato antes de formalizarlo. Este documento lo distribuye en Japón MSIMJ, sociedad inscrita con el número 410 (Dirección de la oficina financiera local de Kanto [sociedades de instrumentos financieros]), afiliación: Japan Securities Dealers Association, Investment Trusts Association, Japan, Japan Investment Advisers Association y Type II Financial Instruments Firms Association.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

EMEA: Esta comunicación comercial la emite MSIM Fund Management (Ireland) Limited. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está regulada por el Banco Central de Irlanda. MSIM Fund Management (Ireland) Limited está constituida en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de registro 616661 y tiene su domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson's Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda).

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente en periodos de retrocesos en el mercado. Antes de invertir, los inversores deben consultar minuciosamente el documento de oferta correspondiente de la estrategia o del producto. Hay diferencias importantes en la forma de ejecutar la estrategia en cada uno de los vehículos de inversión.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y que se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión concreta. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe, entre otros aspectos, de las consecuencias fiscales de dicha inversión.

Salvo que se indique lo contrario en este documento, los puntos de vista y las opiniones que aquí se recogen corresponden a los del equipo de gestión de carteras y se basan en el estado de los asuntos tratados en el momento de su redacción y no en fechas posteriores; tales puntos de vista y opiniones no se actualizarán ni se revisarán de otro modo para recoger información disponible, las circunstancias existentes o los cambios que se produzcan después de la fecha de este documento.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto concreto de Morgan Stanley Investment Management.

MSIM no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables.

Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. MSIM no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

No podrá, ni directa ni indirectamente, reproducirse, copiarse, modificarse, utilizarse para crear una obra derivada, exhibirse, mostrarse, publicarse, divulgarse, ser objeto de licencia, enmarcarse, distribuirse o transmitirse ni la totalidad ni parte de este documento. Tampoco podrán comunicarse a terceros su contenido sin autorización expresa por escrito de MSIM. Este documento no puede ser objeto de enlace a menos que el hipervínculo sea para uso personal y no comercial. Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor y demás leyes aplicables.

Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor.

 

Es importante que los usuarios lean las Condiciones de uso antes de proceder, ya que explican ciertas restricciones legales y reglamentarias aplicables a la difusión de la información relativa a los productos de inversión de Morgan Stanley Investment Management.

Los servicios descritos en este sitio web pueden no estar disponibles en todas las jurisdicciones o para todas las personas. Para obtener más información, consulte nuestras Condiciones de uso.


Privacidad    •    Condiciones de uso

©  Morgan Stanley. Reservados todos los derechos.