Insight Article Desktop Banner
 
 
Global Equity Observer
  •  
December 08, 2020

¿Un rally de activos “value” por llegar? En retrospectiva

Insight Video Mobile Banner
 
December 08, 2020

¿Un rally de activos “value” por llegar? En retrospectiva


Global Equity Observer

¿Un rally de activos “value” por llegar? En retrospectiva

Share Icon

December 08, 2020

 
 

Tras la extraordinaria subida de las acciones con sesgo “growth” durante el verano, la pregunta que solemos escuchar de los inversores es si el mercado se adentrará en un rally de activos “value” —quizá no ahora mismo, pero sí a corto o medio plazo—.

 
 
"
Cuanto más previsible sea el crecimiento de los beneficios, más probable será el alza del valor
 
 
 

Carecemos de visiones sólidas acerca de los factores desencadenantes externos que podrían llevar a tal rally del value: intervención pública, política de los bancos centrales, evolución de la inflación o cambios políticos. Sin embargo, consideramos que los beneficios —más concretamente, los flujos de efectivo— serán en última instancia los impulsores de un rally del value, en particular, la previsibilidad de su crecimiento. Cuanto más previsible sea el crecimiento de los beneficios para el conjunto del mercado, más probable será que se produzca un rally del value.

El Gráfico 1 ilustra este extremo. Las barras indican las expectativas de consenso sobre el crecimiento del BPA para los próximos 12 meses. La línea de color azul oscuro indica el crecimiento real del BPA. Donde las barras y la línea azul oscuro están alineadas más de cerca, el consenso fue en general acertado; donde divergen, los beneficios fueron impredecibles y no alcanzaron las expectativas. Las zonas verticales sombreadas muestran periodos de subidas del value, es decir, periodos en que el índice MSCI World Value superó en rendimiento al índice MSCI World Growth. Como se puede observar, las subidas del value siempre se han producido cuando las previsiones de beneficios fueron acertadas.

 
 
 

Fuente: MSIM y FactSet, octubre de 2020

 
 

Esto no debería resultar sorprendente. Un título value es aquel que es barato con respecto a su valor intrínseco a corto plazo. El valor intrínseco de una empresa depende de sus flujos de efectivo libre futuros, de los cuales los beneficios son un componente importante y de ahí su capacidad de abonar dividendos o reinvertir en el negocio. En periodos de beneficios predecibles, los títulos value pueden ser atractivos, pues a menudo se negocian con descuento con respecto a su valor intrínseco por la incertidumbre ocasionada, por ejemplo, por la ciclicidad, los equipos directivos o la percepción de dificultades estructurales. En esos casos, la brecha entre el precio y el valor intrínseco puede calcularse de manera bastante precisa. Cuando los beneficios se mantienen decepcionantes, calcular el valor intrínseco puede volverse una tarea complicada para los inversores y se agrava el descuento por la incertidumbre.

Si nos fijamos en el rally de value que se produjo de 2003 a julio de 2007, el entorno de estabilidad económica hizo que el crecimiento de los beneficios fuera previsible y los títulos value se anotaran rendimientos relativos positivos. De manera similar, durante el periodo de recuperación de 2009/10, las previsiones de beneficios relativas a títulos value cíclicos eran fidedignas, de ahí que los inversores los compraran.

 
 
"
Una subida del value es, en primer lugar y principalmente, un fenómeno de los beneficios, no de las valoraciones
 
 
 

Desde 2010, hemos registrado casi 10 años de decepciones de beneficios prácticamente sistemáticas, causadas no solamente por unos tipos negativos, sino también por la disrupción tecnológica y las turbulencias políticas —en primer lugar, en la zona euro y, posteriormente, con motivo del empeoramiento de la relación entre Estados Unidos y China—. Aparte de los muy breves periodos de 2012/13 y 2016, en que las medidas de asistencia temporales dieron lugar a un crecimiento de los beneficios que se ajustó a las previsiones, las ganancias han decepcionado y los títulos de valor han ofrecido rendimientos relativos negativos.

Lo que importa muy poco es la valoración relativa de los títulos value frente a los títulos growth. La prima de PER entre los títulos growth y value era bastante estable antes de las cuatro principales subidas del value de los últimos 20 años y en los periodos previos e ellos. En otras palabras, una subida del value es, en primer lugar y principalmente, un fenómeno de los beneficios, no de las valoraciones.

 
 

Fuente: MSIM y FactSet, octubre de 2020

 
 

La situación que surge de 2020

Durante la crisis actual provocada por la COVID-19, hemos asistido al rendimiento relativo —por mucho— más negativo del value frente al crecimiento de los últimos 20 años, si bien la decepción de los beneficios a corto plazo no es peor que en 2018, por ejemplo. Esta evolución nos deja la mayor brecha de valoración relativa entre el value y el growth desde 2000.

 
 
"
Si el crecimiento de los beneficios no se vuelve más previsible, no se producirá alza del value
 
 
 

La brecha sugiere que el mercado considera que se avecinan más decepciones en clave de beneficios, es decir, que no se materializará la mejora de un 35% de las ganancias a que apunta el consenso para los 12 próximos meses. Desconocemos si el mercado está en lo cierto, pero estamos bastante seguros de que, sin que el crecimiento de los beneficios se vuelva más predecible, no habrá alza del value. Como hemos visto en los últimos 10 años, la previsibilidad de los beneficios no solo depende del crecimiento económico, sino que también es una cuestión de lo bien que las compañías gestionan la disrupción, las nuevas tecnologías y, cada vez más, cómo abordan las cuestiones ESG. En otras palabras, bastantes cosas tienen que salir bien para que se produzca un alza del value.

Calidad en una subida del value

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿cómo se comporta una cartera de calidad en un alza del value? Un título value, según nuestra definición, presenta, en primer lugar y principalmente, un crecimiento previsible de los beneficios, a tasas sosteniblemente elevadas. En un periodo en que muy pocas compañías presentan ganancias previsibles, los títulos de calidad tienden a registrar rentabilidades relativas positivas. Esto se debe, eminentemente, a unos beneficios más sólidos, pero también, en parte, a una mayor prima por escasez. En un alza del value, esa prima desciende. Sin embargo, el previsible crecimiento de los beneficios no debería verse afectado. Por tanto, el riesgo absoluto para una cartera de calidad radica en la valoración, no en los beneficios. Si nos fijamos en las tendencias históricas y en el rendimiento relativo de nuestras estrategias globales, vemos que, en periodos de alzas del value (2003-2007, 2009/10, 2012/13 y 2016), por lo general, la evolución fue negativa en términos relativos, pero sólida en clave absoluta. Más recientemente, hemos vuelto a ver que el perfil de beneficios de nuestras carteras globales ha mostrado previsibilidad y resiliencia incluso en este entorno inaudito.

 
 
"
Los perfiles de beneficios de nuestras carteras globales han mostrado previsibilidad y resiliencia, incluso en este entorno inaudito
 
 
 

Nuestra mayor inquietud actualmente son las valoraciones. En la pandemia, las compañías con perfiles de beneficios previsibles han sido más escasas y su prima por valoración ha subido. Es el caso, concretamente, de las tecnológicas de crecimiento elevado y las denominadas “ganadoras de la COVID-19”.

Consideramos que hay dos formas de perder dinero: si desaparecen los beneficios o si desaparecen los múltiplos. Esto nos hace ser precavidos con respecto a las compañías de crecimiento alto y valoración elevada. Como resultado, los cambios que hemos introducido en la cartera en los últimos años han respondido principalmente a las dudas sobre las valoraciones más que al crecimiento de los beneficios. Hemos virado de manera sostenida de títulos con valoraciones excesivamente altas a otros con valoraciones más realistas. Como consecuencia del fortalecimiento de los beneficios y nuestro enfoque hacia las valoraciones, nuestras carteras globales efectivamente se han ajustado a la baja frente al mercado. Por su parte, la mayoría de las carteras de crecimiento se han ajustado al alza durante la pandemia.

No tenemos certidumbre sobre cómo evolucionarán las valoraciones, ni las relativas ni las absolutas. Que la cartera se anote un rendimiento relativo positivo a corto y medio plazo dependerá en parte de si el mercado vira o no hacia un mundo de mayor previsibilidad general de los beneficios. Sin embargo, el rendimiento relativo no es nuestro objetivo. Aspiramos a comprar acciones con beneficios que se revaloricen de manera previsible y retornos sobre el capital operativo sosteniblemente elevados, a precios aceptables. Nuestro objetivo es generar rentabilidades absolutas, más que relativas, a largo plazo.

 
 

Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos, como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Las acciones de compañías de pequeña capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados a inversiones en mercados desarrollados extranjeros. Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad.

 
nic.sochovsky
Managing Director
International Equity Team
 
dirk.hoffmannbecking
Executive Director
International Equity Team
 
 
Featured Funds
 
 
 
 
 

DEFINICIONES

Los índices no están gestionados y no incluyen gastos, comisiones o gastos de suscripción. No es posible invertir directamente en un índice. La propiedad intelectual de los índices que se mencionan en este documento (incluidas las marcas comerciales registradas) corresponde a sus concedentes de licencia. Los concedentes de licencia no patrocinan, respaldan, venden ni promocionan en modo alguno ningún producto basado en índices, por lo que no tendrán responsabilidad alguna a este respecto. El índice MSCI World es un índice ponderado por capitalización bursátil ajustado por las acciones en libre circulación que tiene por objeto medir la rentabilidad de las bolsas de mercados desarrollados de todo el mundo. La expresión “en libre circulación” designa la proporción de las acciones en circulación que se consideran disponibles para su compra por los inversores en los mercados bursátiles. La evolución del índice se expresa en USD y supone que los dividendos netos se reinvierten. El índice MSCI World Health Care es un índice ponderado por capitalización que sigue la evolución de acciones de compañías de atención sanitaria de países de mercados desarrollados de América del Norte, Europa y Asia-Pacífico. El índice incluye la reinversión de dividendos, netos de impuestos retenidos en el exterior.

DISTRIBUCIÓN

Esta comunicación se dirige exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneran las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

Irlanda: Morgan Stanley Investment Management (Ireland) Limited. Domicilio social: The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson's Quay, Dublín 2 (Irlanda). Inscrita en Irlanda con el número de sociedad 616662. Regulada por el Banco Central de Irlanda. Reino Unido: Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA. Dubái: Morgan Stanley Investment Management Limited (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái, 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158). Alemania: Morgan Stanley Investment Management Limited Niederlassung Deutschland, Grosse Gallusstrasse 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Italia: Morgan Stanley Investment Management Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano) es una sucursal de Morgan Stanley Investment Management Limited, sociedad inscrita en el Reino Unido, autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera y con domicilio social en 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres, E14 4QA. Morgan Stanley Investment Management Limited, Milan Branch (Sede Secondaria di Milano), con sede en Palazzo Serbelloni Corso Venezia, 16, 20121 Milán (Italia), se encuentra inscrita en Italia con el número de sociedad y de IVA 08829360968. Países Bajos: Morgan Stanley Investment Management, Rembrandt Tower, 11th Floor Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Teléfono: 31 2-0462-1300. Morgan Stanley Investment Management es una sucursal de Morgan Stanley Investment Management Limited. Morgan Stanley Investment Management Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido. Suiza:  Morgan Stanley & Co. International plc, London, Zurich Branch. Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht (“FINMA”). Inscrita en el registro mercantil de Zúrich con el número CHE-115.415.770. Domicilio social: Beethovenstrasse 33, 8002 Zúrich (Suiza). Teléfono +41 (0) 44 588 1000. Fax: +41(0) 44 588 1074.

Estados Unidos:

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia. Se requiere un nivel mínimo de activos. Para conocer información importante sobre el gestor de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos, las comisiones y los gastos de los fondos. En los folletos, figuran esta y otra información sobre los fondos. Para obtener un ejemplar del folleto, descárguelo en morganstanley.com/im o llame al 1-800-548-7786. Lea el folleto detenidamente antes de invertir.

Morgan Stanley Distribution, Inc. actúa como distribuidor de los fondos de Morgan Stanley.

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

Hong Kong: Este documento lo emite Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación. Australia: Esta publicación la distribuye en Australia Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited, ACN: 122040037, AFSL n.º 314182, que acepta la responsabilidad de su contenido. Esta publicación y cualquier acceso a ella están dirigidos exclusivamente a “clientes mayoristas”, según el significado que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades (Corporations Act) de Australia.

Japón: En el caso de los inversores profesionales, este documento se facilita o se distribuye solo con fines informativos. En el caso de aquellas personas que no sean inversores profesionales, este documento se distribuye en relación con el negocio de Morgan Stanley Investment Management (Japan) Co., Ltd. (“MSIMJ”) con respecto a contratos de gestión discrecional de inversiones y contratos de asesoramiento de inversiones. Este documento no se concibe como una recomendación o una invitación para llevar a cabo operaciones ni ofrece ningún instrumento financiero concreto. En virtud de un contrato de gestión de inversiones, con respecto a la gestión de activos de un cliente, el cliente ordena políticas de gestión básicas por adelantado y encarga a MSIMJ que tome todas las decisiones de inversión con base en un análisis del valor de los títulos, entre otros factores, y MSIMJ acepta dicho encargo. El cliente deberá delegar en MSIMJ las facultades necesarias para realizar inversiones. MSIMJ ejerce las facultades delegadas con base en las decisiones de inversión de MSIMJ y el cliente se abstendrá de emitir instrucciones concretas. Todos los beneficios y las pérdidas de inversión pertenecen a los clientes; el capital principal no está garantizado. Antes de invertir, estudie los objetivos de inversión y la naturaleza de los riesgos. Se aplicará una comisión de asesoramiento de inversiones por contratos de asesoramiento de inversiones o contratos de gestión de inversiones, en proporción al plazo del contrato y en función de la cantidad de activos objeto del contrato, multiplicada por cierto tipo (como máximo, del 2,20% anual, impuestos incluidos). En el caso de algunas estrategias, puede aplicarse una comisión de contingencia, además de la comisión que se menciona anteriormente. También puede incurrirse en gastos indirectos, como comisiones de intermediación de valores registrados. Dado que estos gastos y comisiones varían en función del contrato y otros factores, MSIMJ no puede indicar los tipos, los límites máximos, etc. por adelantado. Todos los clientes deben leer minuciosamente los documentos que se facilitan antes de la suscripción de un contrato antes de formalizarlo. Este documento lo distribuye en Japón MSIMJ, sociedad inscrita con el número 410 (Dirección de la oficina financiera local de Kanto [sociedades de instrumentos financieros]), afiliación: Japan Securities Dealers Association, Investment Trusts Association, Japan, Japan Investment Advisers Association y Type II Financial Instruments Firms Association.

 

INFORMACIÓN IMPORTANTE

EMEA: Esta comunicación comercial la emite Morgan Stanley Investment Management Limited (“MSIM”). Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra con el número 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA.

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente en periodos de retrocesos en el mercado. Antes de invertir, los inversores deben consultar minuciosamente el documento de oferta correspondiente de la estrategia o del producto. Hay diferencias importantes en la forma de ejecutar la estrategia en cada uno de los vehículos de inversión.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia incluyen diversos títulos y no reproducirán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, estudie minuciosamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la estrategia.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y que se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión concreta. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe, entre otros aspectos, de las consecuencias fiscales de dicha inversión.

Salvo que se indique lo contrario en este documento, los puntos de vista y las opiniones que aquí se recogen corresponden a los del equipo de gestión de carteras y se basan en el estado de los asuntos tratados en el momento de su redacción y no en fechas posteriores; tales puntos de vista y opiniones no se actualizarán ni se revisarán de otro modo para recoger información disponible, las circunstancias existentes o los cambios que se produzcan después de la fecha de este documento.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto concreto de Morgan Stanley Investment Management.

MSIM no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables.

Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. MSIM no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

No podrá reproducirse, copiarse o transmitirse la totalidad o parte de este documento y tampoco podrá divulgarse su contenido a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de MSIM.

Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor.

 

It is important that users read the Terms of Use before proceeding as it explains certain legal and regulatory restrictions applicable to the dissemination of information pertaining to Morgan Stanley Investment Management's investment products.

The services described on this website may not be available in all jurisdictions or to all persons. For further details, please see our Terms of Use.


Privacy & Cookies    •    Terms of Use

©  Morgan Stanley. All rights reserved.